© Realis / Rolex Monte-Carlo Masters

Rafael Nadal superó a Dominic Thiem este viernes para acceder a semifinales del Rolex Monte-Carlo Masters.

Nadal Se Muestra Arrollador Ante Thiem

El español avanza sin contemplaciones a las semifinales de Montecarlo.

El vigente campeón mostró su potencial en estado puro. Ante uno de los encuentros más esperados sobre la arcilla del Rolex Monte-Carlo Masters 2018, un duelo que se podía marcar como una final anticipada a orillas del Mediterráneo, Rafael Nadal trazó una línea que separa su figura del resto sobre la superficie más lenta del circuito.

El No. 1 mundial desbordó por 6-0, 6-2 al austriaco Dominic Thiem en 68 minutos para acceder a las semifinales del primer Masters 1000 sobre tierra batida de la temporada. El choque estrella de la gira de arcilla en 2017, con duelos en Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros, quedó reducido a cenizas en manos del mallorquín, dispuesto a completar un partido difícil de olvidar en Montecarlo.

“He jugado genial, muy bien, siendo agresivo con el revés, la derecha y al saque”, dijo Nadal. “Me he defendido bien. He restado bien. No puedo decir mucho más. Ha sido un muy buen resultado contra un rival muy difícil”.

Ante el único jugador capaz de derrotarle sobre arcilla en la temporada 2017 (Roma), Nadal ofreció un despliegue de juego espectacular, recibiendo la admiración de una grada que quedó muda por momentos. No fue para menos. Porque Thiem, No. 7 mundial y uno de los jugadores más respetados en la superficie, necesitó de 51 minutos para aparecer en el marcador.

También Podría Interesarle: Dimitrov Se Crece Ante Goffin

El mallorquín completó un partido de seguridad absoluta, cediendo apenas seis puntos con su servicio ante uno de los jugadores más agresivos del ATP World Tour. El balear dominó con soltura la tierra batida hasta tocar la victoria sin encarar una sola pelota de rotura. Un triunfo que amplía hasta el 66-4 su balance histórico en el torneo, destacándolo todavía más como el mayor dominador de siempre en Montecarlo.

Ahora, y tras completar tres partidos para cargar las piernas de competición, Nadal afronta un reto de altura en las semifinales. Allí le espera el cuarto cabeza de serie Grigor Dimitrov, vencedor por 6-4, 7-6(5) ante el belga David Goffin en una reedición de las Nitto ATP Finals 2017.

Nadal domina con claridad (10-1) el historial FedEx ATP Head2Head, en una rivalidad de igualdad creciente entre ambos. Sus tres duelos más recientes se resolvieron en la manga definitiva, al igual que el duelo librado en la temporada 2013 sobre la arcilla de Montecarlo. El español domina por 3-0 los enfrentamientos sobre tierra batida.

“Siempre trabajo sin esperar cosas positivas o negativas. Solo trabajo todos los días tratando de jugar mejor que ayer, e intento jugar mejor mañana que hoy”, aseguró el No. 1 del mundo. “Desde la silla puede parecer fácil. Para mí no es fácil. Tengo que trabajar todos los días y estar tranquilo cuando las cosas no van bien”, continuó.

“Sé que es difícil jugar mejor que hoy, tengo que reconocerlo. Mi objetivo ahora es descansar, despertarme mañana con la misma energía, ir a la pista con la misma mentalidad y tratar de jugar de manera similar a hoy”.

“Montecarlo”