© Corinne Dubreuil/ATP Tour

Tsitsipas Buscará La Copa En Montecarlo

El griego alcanza su tercera final ATP Masters 1000

Stefanos Tsitsipas alcanzó la final del Rolex Monte-Carlo Masters con total autoridad, tras imponerse por 6-2, 6-1 al británico Daniel Evans en una hora y 10 minutos de juego. El jugador de Atenas se ha plantado en el último partido sin perder una manga en toda la semana, demostrando la madurez de su juego en la superficie más lenta del circuito.

El griego disputará su tercera final en la categoría dorada del ATP Tour, después de quedar a un paso de la copa en la Rogers Cup 2018 (p. ante Nadal) y en el Mutua Madrid Open 2019 (p. ante Djokovic).

En una nueva jornada de condiciones pesadas, un tesoro para los jugadores que imponen ritmo ofensivo, Tsitsipas encontró un terreno abonado para dictar el juego. El griego apenas necesitó unos minutos para colocarse 3-1 en el marcador, mostrando el dominio que ejercería durante gran parte del encuentro.

Aunque Evans intentó abrir el repertorio que le permitió sorprender al No. 1 mundial Novak Djokovic, usando con astucia los golpes cortados y visitando con frecuencia la media pista, Tsitsipas respondió con armas superiores en todo momento. El británico logró recuperar de inmediato la rotura y situar el 3-2 en el luminoso, pero el ritmo del partido pronto le desbordaría por los cuatro costados.

El cierre del primer set fue un ejemplo evidente de las fortalezas el griego. Evans apenas acertó a conectar el 52% de sus primeros servicios y Tsitsipas se lanzó a aprovechar la oportunidad con los brazos bien abiertos. El heleno arrebató los últimos tres turnos al resto del parcial, abriendo una distancia enorme en el partido. El peso en los golpeos del griego mantuvieron a raya al británico. Evans apenas pudo golpear dentro de la pista el 9% de sus impactos durante el primer set, una cifra insuficiente para guiar la táctica del encuentro.

La ventaja no sació en modo alguno el hambre de Stefanos, decidido a pisar por primera vez la final en el Principado. Aunque Evans salpicó el encuentro con algún globo preciso, quitándose de encima la presión constante del griego, no pudo girar el rumbo del partido. El empuje de Tsitsipas, que cerró el encuentro apilando 14 tiros ganadores con su derecha, fue incontenible a orillas del Mediterráneo.

Ahora, con el trabajo completado, el No. 5 mundial afronta uno de los grandes retos de su carrera. Tsitsipas disputará la final ante el noruego Casper Ruud o el ruso Andrey Rublev con el objetivo de convertirse en nuevo campeón ATP Masters 1000.

montecarlo