© Vincenzo Pinto/Getty Images

Carlos Moyà logró ganar tres ATP Masters 1000 en su carrera.

Y... Moyà Jugó Bien En Roma Para Ganar El Título

El español logró su tercer ATP Masters 1000 en el Foro Itálico al imponerse a David Nalbandián

El 9 de mayo de 2004, Carlos Moyà ganó el tercer y último ATP Masters 1000 de su carrera. Fue en el Foro Itálico, en el Internazionali BNL d’Italia, al imponerse a David Nalbandián por 6-3, 6-3, 6-1 en la gran final. Ahora, cuando se cumplen 16 años, el mallorquín, ex No. 1 mundial, repasa lo que ocurrió aquella semana en Italia en un torneo que le había sido esquivo hasta entonces.

“Roma no se me había dado muy bien”, explicó Moyà a ATPTour.com. “No sé por qué: me encantaba el torneo y me gustaba mucho jugar allí, pero no había tenido grandes resultados. De los torneos de tierra batida, con Montecarlo, Barcelona y París, era en el que menos éxito había tenido”, añadió el balear sobre aquel 2004.

“Me pasó igual con Cincinnati: no ganaba un partido y de repente gané el torneo, pero aquello era más lógico”, apuntó sobre la conquista que logró en 2002 en Ohio. “Roma estaba en la gira de tierra batida de Montecarlo, Barcelona, Roland Garros… Históricamente lo había hecho bien en todos esos torneos, así que no encuentro la explicación para que no fuese igual allí”.

“Poco a poco se fue dando todo ese año. Antes, cuando iba a un torneo, no pensaba en ganarlo: pensaba en sobrevivir los primeros días y ver cómo me iba encontrando para calibrar un poco a partir de cuartos de final”, siguió. “Tuve un partido muy duro contra Karlovic en octavos de final, pero en ese 2004 estaba jugando bien”.

Hasta llegar a ese partido con Karlovic, el más duro que tuvo camino del título, Moyà superó a Alberto Martín e Ivan Ljubicic sin mayores problemas. Entonces, al español le llegó el desafío de Karlovic, No. 70 de la clasificación, en los octavos. El 6-4, 3-6, 6-4 con el que Moyà avanzó a cuartos dejó clara su candidatura al título.

También Podría Interesarle: 2010: La Única Final Española En Roma

Karlovic siempre era un rival complicado”, reconoció el balear. “Fue la única vez que jugamos en tierra batida, en pista rápida también le había ganado siempre, aunque con resultados muy apretados. Era un contrario incómodo. Karlovic te obliga a no despistarte en ningún momento porque si te hace un break es posible que se lleve el set”, añadió. “Yo era conocido por mis despistes puntuales. Algunas veces volvía al partido y ganaba, pero en otras ocasiones me costaba la derrota”.

Ya en la final, después de ganar a Andrei Pavel y Mariano Zabaleta en cuartos y semifinales, Moyà se las vio con David Nalbandián, al que a día de hoy le sigue uniendo una gran amistad, estando ambos retirados del ATP Tour.

“Nalbandián es mi amigo, y también lo era en aquella época”, afirmó Moyà. “El otro día vi un poco de ese partido, que lo emitieron en televisión. El inicio es muy igualado. Es cierto que David también era un jugador que se iba del encuentro en muchos momentos. Recuerdo que el break del primer set fue por fallos que él no solía cometer, y desde entonces me puse a jugar muchísimo mejor”, analizó. "La verdad es que yo tenía confianza. Nalbandian era un rival complicado para mí, y además era mejor encontrártelo en las primeras rondas porque en una final solía estar jugando su mejor tenis”, apuntó Moyà. “Yo fui de menos a más y jugué un partido muy bueno”.

Así, Moyà sumó el tercer ATP Masters 1000 de su carrera, que lógicamente le supo a gloria.

“Si tienes uno o dos, como es el caso de algunos jugadores, entiendo que le dan mucho valor a un ATP Masters 1000 porque son muy buscados”, dijo el mallorquín. “Para Federer, Djokovic y Nadal tienen valor, pero es un poco distinto. Para los que no tienen ninguno es lo más grande. En aquel momento, los Grand Slam se habían complicado un poco para mí, así que era a lo máximo a lo que podía aspirar”.

ATP Heritage: Milestones. Records. Legends.

Más Historias como esta