© Krafft Angerer/Bongarts/Getty Images

La Memorable Maratón de Nadal Ante Djokovic En Hamburgo

Nadal salvó 15 de 19 pelotas de break para superar al serbio

La rivalidad entre Novak Djokovic y Rafael Nadal se ha convertido en una de las rivalidades clásicas en la historia del tenis. Pero al principio de sus carreras, las estrellas en ciernes generalmente jugaban partidos relativamente unilaterales.

No fue hasta su décimo enfrentamiento, en las semifinales de Hamburgo de 2008, que ambos se fueron a un set decisivo por primera vez.

Djokovic era el jugador No. 3 en la clasificación. A principios de 2008, el serbio había obtenido su primer título de Grand Slam en el Abierto de Australia y su primer título ATP Masters 1000 en tierra batida en Roma. Aunque Nadal había ganado sus primeros tres partidos de tierra batida sin perder un set, Djokovic estaba jugando el mejor tenis de su carrera. El ganador dejaría Hamburgo como el No. 2 del mundo.

El momento sacó lo mejor de ambas estrellas, con Nadal finalmente triunfando 7-5, 2-6, 6-2 en un maratón de tres horas y tres minutos.

“Fue una pena que terminase con derrota para mí, pero tengo que sacar los aspectos positivos del partido", dijo Djokovic a Eurosport. "Siento que con esta actuación y el partido en general me estoy acercando a él en tierra batida y espero que la próxima vez pueda ganar”.

El resultado del último set hace que parezca que Nadal encontró otro nivel, pero el 6-2 es engañoso, ya que Djokovic luchó hasta el final. Fue un asunto de ida y vuelta, con el último juego que duró más de 15 minutos. Además, Nadal necesitó cinco puntos de partido para abrirse paso. El zurdo salvó 15 de los 19 puntos de quiebre a los que se enfrentó.

"Fue un partido increíble", dijo Nadal a Eurosport. "Estoy un poco cansado en este momento, así que veamos cómo me siento mañana”.

Nadal venció a Roger Federer en el partido por el título, vengándose de una derrota contra el suizo en la final de Hamburgo de 2007.

Poco después, Nadal reclamó su cuarta corona de Roland Garros y su primer trofeo de Wimbledon, ascendiendo al No. 1 del mundo por primera vez en agosto.

Djokovic completó su gran temporada al ganar las Nitto ATP Finals, permaneciendo en el No. 3 del mundo durante todo el año. Después de perder sus primeros nueve partidos de tierra batida contra el español, Djokovic finalmente venció a Nadal en la superficie en la final del Mutua Madrid Open de 2011.

El partido de Hamburgo fue una señal de lo que vendrá. Cuando juegan bien, Djokovic y Nadal sacan lo mejor de sí mismos, con grandes intercambios que mantienen a los aficionados de todo el mundo pegados a sus asientos.