© Clive Brunskill/Getty Images

Rafael Nadal domina los intercambios cortos ante Novak Djokovic en la final de Roma.

El Plan De Nadal: Golpear Pronto, Ganar Roma

Así venció el español al serbio en Roma

Dos golpes en la pista de cada jugador crean una línea definida en la arena - o en la tierra batida romana - en un punto de tenis.

Rafael Nadal superó a Novak Djokovic 7-5, 1-6, 6-3 en la final del Internazionali BNL d'Italia dominando los puntos más cortos, específicamente aquellos de entre uno y cuatro golpes. Nadal dominó en esa categoría, ganando 14 puntos más (50-36) que Djokovic. Una vez los intercambios superaron el quinto golpe, Djokovic tuvo una ventaja de 14 puntos, 58 puntos por 44.

Domina los cortos. Cede los largos. Añade un trofeo de prestigio a tu vitrina mallorquina.

La ventaja de Djokovic en los intercambios más largos fue incluso más significativa en aquellos que superaron los nueve impactos. El balcánico dominó esos puntos por 20-5. Nuestro deporte se obsesiona con la importancia de ser consistente y tener una tolerancia mayor a los golpes que tu rival, pero lo cierto es que no hay una estadística más importante que dominar los puntos de cero a cuatro impactos. Perder los intercambios más largos rara vez significa perder el partido. La final de Roma fue un nuevo ejemplo sobre la manera de ganar títulos en nuestro deporte.

También Podría Interesarle: Nadal: "Quiero Ganar Todos Los Días Y Todos Los Torneos"

La Derecha De Nadal
Al principio de la semana en Roma, Nadal acudió a las pistas de entrenamiento a pulir su derecha. Necesitaba mejorar el control y la forma. Conforme progresó en el torneo, su trabajo duro fue dando fruto y su derecha emergió como el golpe clave en la final.

Nadal encontró sus golpes con la derecha a menudo en el primer set, conectando 15 tiros ganadores por apenas dos de Djokovic. En el partido Nadal acumuló 26 derechas ganadores por las 11 del serbio. La manera preferida de conectar este golpe por parte de Nadal fue rodearse el revés y lanzar la derecha en el cuadro de la ventaja, dirigiendo un golpe invertido hacia la derecha de Djokovic. Nadal también jugó muchos intercambios hacia el revés de Djokovic en el cuadro de la ventaja, pero sus tiros decisivos fueron mayormente dirigidos hacia el cuadro del deuce.

Ambos jugadores conectaron más derechas que reveses durante el partido, aunque Nadal fue capaz de golpear con mayor frecuencia, permitiéndole tomar el control y disfrutar en los intercambios de fondo.

Derecha/Reveses Totales

Nadal
• Derechas = 57% (184)
• Reveses = 43% (139)

Djokovic
• Derechas = 51% (159)
• Reveses = 49% (153)

El margen con el que Nadal superó la red durante el partido fue cercana al metro (0.96m). Esto forzó a Djokovic a hacer contacto con la pelota de promedio a 1.24 metros del suelo. La combinación de altura y fuerte efecto liftado hizo que las derechas de Nadal aterrizaran con profundidad en la pista y fueran complicadas de atacar. Djokovic jugó con menos margen sobre la red, salvando la cinta con un promedio de 0.69 metros. Esto hizo que Nadal tuviera que conectar sus golpes en promedio a 0.98 metros del suelo. Nadal colocó el 80% de sus golpes más allá de la línea de servicio, mientras que Djokovic pudo hacerlo en un 73%.

Domina los puntos cortos. Conecta la derecha más potente. Suficiente para vencer en cualquier partido.

En líneas generales, la habilidad de Nadal para gestionar la adversidad, el tiempo, absorber potencia, ser paciente y disparar con decisión la pelota correcta le entregó un otro gran título. Lo hizo con la derecha y siendo el primero en atacar en el punto.

 

Más Historias como esta