© Getty Images/ATP

El Día Que Nalbandian Pescó Un Gran Pez

Mientras el argentino se reencontró con ex rivales en las Finales Nitto ATP en Londres durante el fin de semana, el ex No. 3 del mundo habló con ATPWorldTour.com acerca de sus recuerdos sobre una imborrable semana en el evento de final de temporada en 2005 en Shanghai.

David Nalbandian se estaba recuperando, una semana después de su último partido de la temporada 2005. Sus maletas estaban listas, sus cañas de pescar en el auto y casi estaba fuera de la puerta y listo para salir a la ruta. Luego vino una llamada telefónica de un Tour Manager que preguntaba: "¿Puedes volar a Shanghai?" Como No. 12 en el Ranking ATP, Nalbandian tenía pocas posibilidades de competir en la Copa de Maestros de Tenis para ocho jugadores [ahora llamada Finales Nitto ATP], pero después de una ráfaga de retiros tardíos, incluido Andy Roddick con una lesión en la espalda, el argentino estaba adentro. El viaje con su familia y amigos cercanos de Córdoba a la Patagonia, una región compartida por Argentina y Chile, tendría que ser esperar.

"Recuerdo que no iba a jugar y que entré por la puerta de atrás, un perdedor afortunado", dijo Nalbandian en exclusiva a ATPWorldTour.com. "Era suplente y me estaba yendo de viaje con amigos a la Patagonia ... y luego, de repente, Roddick y otros se retiraron y recibí la llamada mágica. Saqué mi equipo de pesca del auto y comencé a empacar para otro viaje de tenis ". La llamada telefónica de ayuda llegó el 9 de noviembre, el torneo comenzó cuatro días después, a 11 zonas horarias de distancia.

"Legué justo a tiempo, después de cuatro o cinco días de estar en modo 'vacaciones'", dijo Nalbandian, quien tenía experiencia en jugar en el prestigioso evento en 2003 cuando se celebró en Houston. "Me llevó más de 24 horas de vuelos desde Argentina para llegar a China, con 11 horas de diferencia horaria. Así que mis preparativos estuvieron lejos de ser lo ideal. Nunca me gustaron los cambios de hora, me hacían sentir mal".

El nuevo estadio Qi Zhong de $ 200 millones, a una hora en auto del centro de Shanghai, se convirtió en un hogar lejos de casa para Nalbandian con otros tres argentinos: el campeón de Roland Garros, Gaston Gaudio, Guillermo Coria y Mariano Puerta, que también competían en el torneo de final de temporada. Nalbandian, a quien pronto se unió su fisioterapeuta Diego Rodríguez, su madre Alda y su agente Carlos Costa, fue seleccionado en el Grupo Rojo junto al dos veces campeón Roger Federer, Coria e Iván Ljubicic. Andre Agassi, quien se retiraría después de su primer partido de round robin debido a una molestia en el ligamento del tobillo izquierdo y fue reemplazado por Fernando González, lideró el Grupo de Oro incluyendo a Nikolay Davydenko, Gaudio y Puerta. Nadal (pie izquierdo), Lleyton Hewitt (debido al nacimiento de su primer hijo) y Marat Safin (rodilla) también se habían retirado antes del prestigioso torneo.

"Comencé a pegarle a la pelota y el timming fue muy bueno", admitió Nalbandian, 15 años después. "Wow, está bien. Tenía un muy buen presentimiento que me dio el coraje y la esperanza de disputar un buen torneo".

Pero Nalbandian sabía que sus posibilidades eran escasas. En su primer partido de round robin contra Federer, ganador de 11 títulos con solo tres derrotas en 2005, el jugador de 23 años compitió duro pero cayó 6-3, 2-6, 6-4. "Perdí en tres sets, pero bien, pero no salí de la cancha sintiéndome mal", dijo Nalbandian, quien ganó sus primeros cinco partidos contra Federer. "Por el contrario, pensé que iba a ser peor y fue un partido difícil que podría haber ganado y se escapó por poco. Después de eso supe que tenía una oportunidad porque mi juego estaba bien. Era una cuestión de ir día a día y creo que fue bastante bien".

Nalbandian continuaría venciendo a Coria 7-5, 6-4 y luego a Ljubicic 6-2, 6-2 para completar la zona de grupo en la segunda posición con un registro de 2-1. "Quería vencer a Ivan porque había perdido contra él en Croacia ese año y, ya saben, yo era un tipo bastante competitivo", dijo Nalbandian. "No quería volver a perder de ninguna manera". Luego se enfrentaría al ganador del Grupo de Oro Davydenko, con una marca de 3-0, pero se llevaría el triunfó 6-0, 7-5. Federer, quien cuatro semanas antes se había dañado los ligamentos en su tobillo derecho, después de un contratiempo en un entrenamiento y por el que debió usar una tobillera en sus partidos en Shanghai, registró el único resultado de 6-0, 6-0 en la historia del torneo sobre Gaudio en la otra semifinal para configurar un nuevo partido en la final del 20 de noviembre.

Federer había ganado sus últimos cuatro partidos y tenía un récord de 81-3 en la temporada (la mayor cantidad de victorias en un año de individuales desde Pete Sampras en 2003) y una victoria casi igual a la marca de 82-3 de John McEnroe en 1984, la única más alta tasa de victorias de la temporada en la Era Abierta (desde abril de 1968). El oponente de Nalbandian también había ganado sus últimos 35 partidos y 24 finales consecutivas, un récord en la Era Open que se remontaba a su última derrota por el título ante Jiri Novak el 13 de julio de 2003 en Gstaad.

"Perdí los dos primeros sets, pero estuvieron muy cerca en dos desempates, todos con un pequeño margen", recuerda Nalbandian, quien no pudo convertir tres puntos de set antes de perder el segundo tie-break 13/11. "En ese momento hice un gran cambio mental en el partido, diciéndome a mí mismo: 'Tengo dos sets menos y puedo estar tranquilamente 2-0 arriba. Nunca pensé que el partido se perdió, seguí adelante y esa fue la clave".

Nalbandian le quebró el saque dos veces a Federer en el tercer set, y luego de quedarse con el cuarto set también se adelantó por 4-0 en la manga definitva. Tras ese impulso, Federer recuperó ambos quiebres de servicio para ponerse 4-4 y romperle el saque a Nalbandian para quedar 5-4 y servir para el partido. Pero Nalbandian respondió de inmediato y parecía haber aprovechado su oportunidad cuando se perdió una volea de revés en 4/2 en el tie-break. Finalmente, convirtió su quinto punto de partido cuando Federer encontró la red para completar el encuentro de cuatro horas y 33 minutos. Con la victoria, Nalbandian recolectó $ 1.4 millones en premios, las llaves de un auto nuevo, y regresó al Top 10 en el No. 6 por tercer año consecutivo.

"El quinto set fue una montaña rusa", recuerda Nalbandian, el primer campeón de Argentina desde Guillermo Vilas en 1974. "Estaba roto, ya cerca de ganar, perdí mi servicio y fuimos a otro desempate. Después de perder los dos primeros sets en desempates me dije, 'no jugué durante otras tres horas para perder otro desempate'. Si hay un desempate que no puedo perder en mi carrera, es este. Estaba decidido a ganar y afortunadamente todo salió bien ".

Nalbandian, que había llegado a la final de Wimbledon en 2002 y que levantaría 11 títulos ATP World Tour, dijo: "Sin lugar a dudas, eso fue lo más destacado de mi carrera. Y un poco más por el aspecto mental, por los altibajos en los partidos y en la semana. Es imposible no tener muchos recuerdos sobre este torneo en mi mente ".

"Bromeé durante la ceremonia de entrega de trofeos: 'Roger, no te preocupes, no es tu última final. Vas a ganar muchos torneos, así que déjame quedarme esta'". Hoy, Federer continúa compitiendo en el nivel más alto y ha ganado 99 coronas en el Tour, segundo en la lista de la Era Abierta detrás de Jimmy Connors (109). El pesado trofeo de cristal de Waterford de Nalbandian se encuentra en un lugar muy especial de su casa. No está en su cuarto, sino en un pequeño museo en el quincho. Cada vez que el sol brilla y él comienza un asado, el argentino lo mira para recordar el mejor día de su carrera. Podría haber sido tan diferente si no hubiera respondido aquella llamada.

Este fin de semana, Nalbandian está presente en el O2 en Londres para ver la conclusión de las Finales Nitto ATP y cinco años después de su retiro, se maravilla de ver a Federer. "Me sorprende que Roger continúe con la misma pasión y al mismo nivel", dijo Nalbandian. "Es un increíble deportista. Estoy ansioso de estar en Londres. ¡estoy seguro de que le haré una broma a Federer sobre el 2005!".

Asistió en el texto Marcos Zugasti