© ATP Tour

Rafael Nadal durante su entrenamiento junto a su entrenador Carlos Moyà y su fisioterapeuta Rafael Maymó.

Moyà: “Rafa Llega A París En Buenas Condiciones Físicas Y Mentales”

Entrevista con el entrenador de Nadal antes del Rolex Paris Masters

Faltan dos minutos para las 12:00 pm en París. Mientras se ata los cordones de las zapatillas, Rafael Nadal recibe un saludo por la espalda. Es Novak Djokovic, el jugador que se situará al otro lado de la red para su entrenamiento de este sábado. Apenas llevan dos días en la capital francesa para preparar el Rolex Paris Masters, que empieza el próximo lunes 28 de octubre, y los dos mejores jugadores del Ranking ATP se reúnen en la Pista Central para medirse durante dos horas.

No es habitual que jugadores de tal envergadura y con tanto en juego en este final de temporada se citen en una pista de entrenamiento. Pero para el serbio, el mejor jugador según el Ranking ATP, y el español, el mejor según la ATP Carrera a Londres, no importa la rivalidad. Durante las dos horas que están frente a frente intercambian intensidad, grandes golpes, risas y juegos.

Junto al campeón de 19 Grand Slam se encuentra en París el entrenador y ex No. 1 del mundo Carlos Moyà, que atiende a ATPTour.com en esta entrevista para hablar de la inusual estampa y repasar el estado en el que llega Nadal tras un período de descanso de cinco semanas.

Acaban de salir de la pista de entrenamiento dos jugadores que están peleando por ser el mejor jugador del mundo en estos momentos. Este buen clima no es tan común, tal vez, en otros deportes.
No sé en otros deportes, pero aquí tratamos de darle normalidad a todo. ¿Por qué no podemos entrenar con Djokovic? Ya lo habíamos intentado en otras ocasiones. Por calendario no había podido ser, pero aquí en París se ha dado. Creo que hay que darle normalidad y no más importancia de la que tiene.

También Podría Interesarle: Nadal y Djokovic Renuevan La Batalla Por El No. 1 A Fin De Año En París

Apenas llevan dos días en París. ¿Cómo ve a Nadal en estos primeros entrenamientos?
Bien. Cada día mejor. La pista está un poco rápida, el bote no es muy alto, con lo cual no permite especular demasiado. No hay otra que ser agresivo. Hemos trabajado mucho en ello, creemos que está preparado, pero el rival también cuenta.

Mirando el calendario, el tiempo les ha dado la razón en cuanto a plazos de descanso y juego. ¿La planificación ha ido cómo esperaban?
La planificación es buena siempre y cuando los resultados también lo sean… (sonríe).

Y este año han logrado llegar a semifinales en todos los torneos, salvo uno (Acapulco).
Correcto. Pero me fijaría más en la carga de partidos, que en las semanas. Si pierdes muchas veces en primeras rondas, tienes que jugar más torneos. Así que más que los torneos, miramos los partidos y cómo se va sintiendo él. Intentamos dosificar al máximo el tiempo pasado en pista, tanto en torneos como en casa, porque se trata de estar fresco mentalmente y que las horas pasadas en pista sean de máxima calidad e intensidad. Pero, insisto, los resultados tienen que acompañar, sino hay que variar.

Precisamente llegan a París después de un período de descanso.
Es extraño porque descansó, luego vino la Laver Cup. Se fue de viaje. Boda. Ha sido un poco distinto a lo que es habitual. Ha descansado, que es lo importante. Tuvo un día maravilloso en su boda y de inmediato ya estábamos entrenando, porque en lugar de hacer el viaje de novios tras la ceremonia, lo hizo antes. Así que dos días después de la boda ya estábamos entrenando. Ha sido distinto, pero han sido días muy buenos.

¿Por qué este ha sido un torneo en el que históricamente no se han dado los mejores resultados?
Se han dado muchos condicionantes, sobre todo, el momento del año. La mayoría de las temporadas se ha presentado en París con muy poco descanso, con muchos partidos y físicamente sin estar en las mejores condiciones. De hecho, desde que llegué al equipo en las dos últimas ediciones fue así.

En 2017 se tuvo que retirar y el año pasado no participó.
Hace dos temporadas tuvo que abandonar en cuartos de final (w.o. vs Filip Krajinovic) y vino porque estaba en juego el No. 1 del mundo. El año pasado vinimos y tuvo que operarse la semana siguiente… Las condiciones físicas aquí no han estado a nuestro favor. Este año está llegando bien. Veremos si podemos llegar en condiciones tanto aquí como en Londres.

Este año puede darse la oportunidad de competir sin problemas.
Físicamente, sí. Luego hay que estar preparado tenísticamente y el rival también juega. No te asegura nada, pero a priori llega en buenas condiciones físicas y mentales.

Eres optimista.
Más que optimista, siempre soy realista. Veo quién es mi jugador, cómo está entrando y cómo está jugando, y tienes que ser optimista sí o sí. En mi caso, además, creo que es realista. Positivos, pero conscientes de que un mal día puede torcerse y perder. Y en el tenis en general, y en esta superficie, en particular, no hay mucho margen de error y recuperación. Así como en tierra si tienes diez o quince minutos malos puedes recuperar, aquí se paga con el set y probablemente el partido. Las cosas que dependen de nosotros intentamos hacerlas al 100% y tenerlas controladas, pero hay muchas otras. Además, el rival también juega.

banner paris

Más Historias como esta