© Ferrero Challenger Open

Pedro Martínez Portero alcanza en Villena la tercera final ATP Challenger de su carrera.

Martínez Portero: "No Me Conformo Con Esto"

El español, de 21 años, ingresará en el Top 150 este lunes.

La ambición es el motor de los más fuertes. En el corazón de una camada española que pelea por abrirse paso en el ATP Tour, la figura de Pedro Martínez Portero comienza a tomar un gran cuerpo. A sus 21 años, y con una serenidad digna de veterano, el valenciano firma en 2019 unos pasos fundamentales en su camino hacia la élite del tenis profesional. Los ejemplos han sido claros siempre que ha saltado a pista y su voz comienza a ser tenida en cuenta en círculos cada vez más serios.

Sus avisos ya fueron múltiples en 2018. La pasada temporada rompió la barrera del Top 200, levantó su primer título Challenger en Bastad y disputó su primer cuadro principal en un torneo ATP Tour, superando la fase previa sobre la arcilla de Marrakech. Ahora, con experiencia acumulada, Pedro quiere ir un paso más allá.

El tenista de Alcira buscará este domingo ante Pablo Andújar en Villena el segundo título ATP Challenger de su carrera, consolidando hacia la madurez un sostenido crecimiento. En el marco del Ferrero Challenger Open, apenas a unos kilómetros de su ciudad natal, Martínez Portero se reivindica con los valores que mejor le representan: sacrificio, progreso y una voluntad permanente de esfuerzo. Unos ingredientes fundamentales para cumplir cualquier meta personal.

“Este año estoy jugando bastante bien”, reconoce Pedro en declaraciones a ATPWorldTour.com. La frase es sencilla como la verdad que esconde. Poder hacer con frecuencia lo correcto. Los méritos se acumulan en el pasado reciente de un jugador referencia en la generación de 1997. El español quedó a un paso de pisar el cuadro final en los últimos dos Grand Slam, un rubicón a corto plazo; superó la fase previa del ATP 250 de Sao Paulo, pidiendo con fuerza un puesto entre los mayores; y ha asentado su nivel en la categoría Challenger, donde ha vencido en nueve de sus últimos 11 encuentros.

También Podría Interesarle: Martínez Portero Llega Al Circuito

“Quitando un partido, los torneos que jugué en Sudamérica fueron todos correctos. En la fase previa de Melbourne lo hice bien y ahora aquí he dado un pasito más adelante”, refleja Martínez portero, que días atrás tocó las semifinales de Marbella para colocarse ahora en Villena a un paso del cetro. “Debo intentar jugar bien la final, voy tratar de disfrutarla y ver si puedo ganar”.

Las mejoras en un deporte individual son consecuencia de un trabajo bien hecho. En una disciplina donde no se pueden camuflar flaquezas, la fuente del impulso es cristalina para Pedro. “He mejorado en conseguir estar competitivo los días en que no me encuentro con buenas sensaciones. De hecho, esta semana no me he encontrado jugando bien y estoy en la final. Y creo que eso tiene bastante mérito”, reconoce el español, capaz de plantarse en la final individual y de dobles ante los ojos de Juan Carlos Ferrero.

Tras cimentar su juego en la Academia de Tenis Ferrer, el español se trasladó de Jávea a Barcelona el pasado mes de junio. Allí, y bajo la guía de la escuela GR Tennis Barcelona, rodeado por los hermanos Granollers o Pere Riba, todos ellos figuras de amplio bagaje en el circuito, Pedro va conformando una versión cada vez más adulta. “Tenemos un equipo muy bueno y estoy realmente cómodo”. En la Ciudad Condal sigue puliendo el orden, asegura haber mejorado notablemente el servicio y trabaja buscando una versión que le permita competir al nivel de los mejores.

La madurez de Martínez Portero le impulsa ya a lo desconocido: este lunes ingresará por primera vez en el Top 150 del Ranking ATP - una barrera que comienza a colocarlo en la zona caliente del vestuario. También, en un techo que no sacia el hambre de un joven repleto de talento. “Llegar aquí es una recompensa al trabajo del último año”, señala Pedro, con la ruta bien marcada en el pensamiento. “Todavía me quedan por delante varios meses en los que no defiendo apenas puntos. Yo no me conformo con esto”.

Más Historias como esta