© Getty Images

Roger Federer venció a Feliciano López en cuarta ronda de Wimbledon 2003, tres victorias antes de reclamar su primer título de Grand Slam.

"En Wimbledon 2003 Federer Se Dio Cuenta Que Podía Ser El Mejor De La Historia"

En ese torneo, el suizo ganó su primer título de Grand Slam. Y Feliciano López, uno de sus rivales en aquel cuadro, recuerda los detalles.

El 6 de julio del 2003, aquellos que habían señalado a Roger Federer como futuro campeón de Grand Slam, se dieron la razón al verlo triunfar en la final de Wimbledon ante Mark Philippoussis. Pero no fue tan fácil alcanzar ese punto para el suizo de entonces 21 años. Primero porque llegó al torneo con seis derrotas en primera ronda en 16 participaciones previas de la categoría. Las expectativas sobre sus hombros pesaban. Mucho más desde su triunfo en Wimbledon 2001 contra el campeón defensor de cuatro títulos consecutivos Pete Sampras.

Además, el camino en Wimbledon 2003 fue más difícil de lo que dicen las estadísticas. Estas muestran que perdió solo un set en el torneo (contra Mardy Fish en tercera ronda), pero ignoran el hecho de que en cuarta ronda consideró retirarse ante Feliciano López. En el calentamiento previo sintió un dolor insoportable en la espalda baja luego de un saque. Ingresó a la cancha No. 2 temiendo lo peor. No se podía mover a placer. Ni siquiera se sentía cómodo sentándose en los cambios de lado.

Repasa todos los resultados de Roger Federer en Wimbledon 2003

Pero el suizo permaneció. Y su espalda se fue relajando progresivamente. El siguiente reto era contener las embestidas de su rival. El español, también de 21 años en ese momento, estuvo un quiebre arriba en cada uno de los sets disputados en el partido. En la primera manga, rompió en el noveno juego, pero no pudo cerrar el set con su saque. Y en los dos siguientes parciales, ganó su primer juego al resto. “Recuerdo que tuve muchas oportunidades. Y todas las desaproveché”, confiesa López para ATPTour.com. Después de dos horas y seis minutos, Federer ganó 7-6(5), 6-4, 6-4.

“Los primeros partidos de Grand Slam fueron duros para Roger. Recuerdo ese partido entre los dos con muchas dificultades para él. Incluso en un libro de John McEnroe, que leí recientemente, él mencionó ese partido en el que estuvo comentándolo. Mencionó todas las dudas que generó Roger en ese encuentro a raíz de su problema en la espalda. Él creía que se iba a retirar porque incluso los médicos lo atendieron. Luego terminó ganando su primer título de Grand Slam. Y desde entonces… ha sido increíble”, añade el entonces No. 52 del Ranking ATP.

También Podría Interesarle: Federer Y Su Lado Más Arriesgado

A partir de ahí, cambió la vida de Federer. Más de 15 años después de su primer título, el suizo es el máximo ganador de Grand Slams (20). Pudo haber renunciado en su partido de cuarta ronda contra Feliciano López y prolongar su encuentro con un trofeo de un major. Pero se repuso y en las siguientes rondas venció sin perder sets al No. 12 Sjeng Schalken, al No. 6 Andy Roddick y al No. 48 Philippoussis en la final.

“Era un momento en que todos hablaban de que Federer iba a ser el nuevo No. 1, el futuro sucesor de Sampras. Y fue un poco a raíz de ese Wimbledon que él ganó, que él se dio cuenta de que podía ser el mejor de la historia. Fue su primer Grand Slam y a partir de ahí, tuvo un verdadero cambio mental. Adquirió la confianza que necesitaba para volverse imbatible”, añade Feliciano.

En esa edición de 2003, López y Federer se enfrentaron por primera vez en el historial FedEx ATP HeadToHead. Pasaron 12 partidos más, y el español tampoco pudo vencerlo. En 2018, Feliciano se convirtió en el tenista en la Era Abierta con más participaciones consecutivas (66) en Grand Slams, superando la cuenta de Federer (65) que paró tras ausentarse de Roland Garros 2016. Su marca se valoriza con el hecho de superar a uno de los tenistas que más admira en la historia. “Es el Lionel Messi del tenis”, dijo alguna vez en entrevista.

“Antes de ir a Wimbledon en 2018, yo le decía a todos mis amigos y a la gente que si lo pasaba, iba a ser lo único en el mundo en lo que uno puede ser mejor que Federer”, asegura entre risas el toledano. “Finalmente lo conseguí. Y es una cosa muy bonita. Ese récord es un premio a toda una vida dedicada al tenis y a no tener una lesión importante. Tenía mucha ilusión de conseguirlo”.

Obtener el récord pasándolo a él, es una especie de revancha, poco más de 15 años después de haber podido arruinar la cita de ‘Su Majestad’ con la historia.

Feliciano
Más Historias como esta