© Robert Davis

El veterano Aisam-Ul-Haq Qureshi visitó Uganda y Ruanda con motivo de las acciones de su fundación 'Stop War Start Tennis'.

Qureshi Promueve ‘No A La Guerra, Inicia El Tenis’ En África

El paquistaní visita Ruanda y Uganda durante una gira de seis días

Los niños rodean a Aisam-Ul-Haq-Qureshi, ondeando sus manos con gestos rápidos, el saludo tradicional en Uganda para las personas con discapacidad auditiva. El intérprete presentó a Qureshi como un jugador de tenis profesional y explicó que acababa de aterrizar en Uganda para ayudar.

De repente, las sonrisas brillaban mientras los niños jaleaban y se abalanzaban sobre Qureshi. Algunos se agarraban a sus manos, otros abrazaban sus piernas y los más pequeños pedían que los levantaran en brazos.

Qureshi tardó poco en darse cuenta que el duro y árido terreno lleno de piedras sobre el que estaba se convertiría en una pista de tenis. Había más niños que raquetas y pelotas, pero no impidió que los niños jugaran.

Durante los seis días siguientes, Qureshi compartiría su testimonio de tenis con diferentes grupos desfavorecidos: niños descalzos, adultos amputados, niños con necesidades especiales o refugiados, huérfanos con SIDA o, simplemente, adultos sanos que tratan de superar el umbral de la pobreza enseñando tenis a inmigrantes de clase alta. Cada parada del ‘No A La Guerra, Inicia El Tenis’ tuvo una historia detrás, pero todas comparten algo en común: la esperanza de que el tenis podría llevar a mejorar la vida.

Qureshi

KIGALI, RUANDA

La gira de Qureshi arrancó en Kigali, Ruanda. La misión de este tour de Qureshi, que incluyó una visita a Kampala, Uganda, consistía en tres partes: potenciar los proyectos existentes, evaluar las necesidades de los socios locales y verificar que las donaciones se usan de manera transparente.

“Siento que era importante poner los pies en el suelo, y ver y escuchar a la gente involucrada”, afirma Qureshi. “Quiero involucrarme más con ‘No A La Guerra, Inicia El Tenis’ y no sólo recaudando más fondos, también conociendo y desarrollando las relaciones con las personas, que son quienes hacen que las cosas ocurran”.

Antes de la llegada de Qureshi a Kigali, donó cinco sillas de ruedas específicas para tenis de la fundación Motivation (https://www.motivation.org.uk/) al reciente programa de silla de ruedas de la Federación de Tenis de Ruanda con el keniata Lawrence Karanja a la cabeza.

“Fue muy gratificante ver que las sillas de ruedas donadas por ‘No A La Guerra, Inicia El Tenis’ a la Federación de Tenis de Ruanda han sido de provecho”, relata Qureshi.

“Como jugador de tenis profesional el juego de pies es una de la parte más importante de nuestro deporte. A lo largo del año sufrimos molestias y lesiones y cuando no puedes moverte bien como te gustaría es muy frustrante. Así que cuando vi el entusiasmo en las caras del equipo de silla de ruedas de Ruanda y el esfuerzo que hacen para alcanzar la pelota, es muy gratificante y me motiva para trabajar más duro para alcanzar cada bola en los entrenamientos”.

Qureshi fue recibido por el presidente de la Federación de Tenis de Ruanda, Mr. Kassim Ntageruka. Durante su visita a la capital, Qureshi conoció a los juniors, el equipo nacional de entrenadores, jugadores y el director del Comité Olímpico Nacional.

“Al haber crecido y aprendido a jugar en un país en desarrollo (Pakistán), soy consciente de los desafíos que tiene que encarar Ruanda”, señala Qureshi. “Parece haber una organización excelente. Y transparencia es algo que se toman muy en serio en las asociaciones nacionales”.

KAMPALA, UGANDA

La siguiente parada de Qureshi fue en Kampala, Uganda. Allí conoció a los fundadores de ‘Tenis para todos’ (Tennis For All, TFA) Julius Kobe y Vincent Muwereza. TFA es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que se dedica a introducir el tenis a los niños con recursos escolares escasos.

Uganda también ha tenido que luchar con una dictadura, una guerra civil brutal y continuas guerras fronterizas con Tanzania que han contribuido a una pronunciada falta de desarrollo. Un alto porcentaje de casos de VIH/SIDA, analfabetismo, malas condiciones de salud, saneamiento inadecuado y una economía que ve a muchos padres ganar una media de un dólar al día son los desafíos diarios con los que se enfrenta los ugandeses.

Tenis para todos trae esperanza y diversión para niños que de otra manera no tendrían. En la escuela East Kololo de Kampala no hay pistas de tenis. Aún así, el tenis prospera gracias al esfuerzo de TFA. A pesar de la falta de equipamiento, el tenis se juega cada día en el recreo de la escuela de primera de East Kololo, la escuela Shimoni Demonstration y la escuela para sordos de Uganda en Ntinda.

“Hay que felicitar a Julius (Kobe) y Vincent (Muwereza)”, reconoce Qureshi. “Han creado un programa especial de tenis para niños que necesitan atención especial. Puedo ver que dedican mucho tiempo a la técnica, el trabajo de pies y valores de deportividad. Y Daniel Kyazze es un excelente ejemplo de cómo puede servir el tenis para establecer contactos que conducen a una educación más alta y oportunidades de negocios”.

También Podría Interesarle: Quiere Récord y Enviar Mensaje De Paz

“Cuando ves niños pequeños sacando sobre redes de plástico que sostienen sus compañeros de clase para poder jugar a tenis, es emocionante”, continuó Qureshi. “Son muy felices jugando a tenis, en un sitio donde muchos de nosotros no aparcaríamos ni el coche”.

En la escuela para sordos de Uganda en Ntinda, Qureshi escuchó al director explicar que en Uganda hay un prejuicio de que la gente sorda es estúpida y es una enfermedad contagiosa. El director dijo también que aproximadamente 43 niños en la escuela podrían escuchar si tuvieran audífonos que cuestan tan solo 40 dólares.

Más Historias como esta