Una Conquista Guiada Desde El Cielo

Conoce la desgarradora historia de superación del serbio Laslo Djere, el nuevo campeón del Rio Open presented by Claro.

En la ceremonia de premiación, después de celebrar el mejor momento de su vida tenística, agarró el micrófono y se dirigió a los presentes y a sus difuntos padres Caba y Hajnalka: “Perdí a mi mamá siete años atrás. También a mi papá lo perdí hace dos meses atrás. Y quiero dedicarles esto a ellos. Ambos tuvieron el mayor impacto en mí, debido a ellos es lo que soy ahora. Entonces quiero agradecerles y espero que estén viéndome ahora”, aseguró Laslo Djere con la voz quebrada, nostálgico y al mismo tiempo orgulloso de haber podido ganar en Río de Janeiro su primer título en el ATP Tour.

Si no lloró al mencionar un tema tan delicado fue quizá porque se contuvo con todas sus fuerzas, porque momentos de catarsis han sobrado desde diciembre pasado o tal vez porque su entrenador, Boris Conkic, estaba llorando por los dos en la tribuna. Nadie como él, hermano mayor de su mejor amigo, conoce de todo lo que ha tenido que pasar Laslo Djere para que este domingo se convirtiera en el sexto campeón inédito del ATP Tour 2019. “Soy un gran trabajador”, diría Djere minutos después ante los periodistas.

Su triunfo por 6-3, 7-5 ante Felix Auger-Aliassime en la final empezó a construirse con perseverancia muchos años atrás. Precisamente impulsado por sus padres. “Empecé a los cinco años a jugar. Mi papá quería que aprendiera tenis y fui a las canchas con él. Me dieron una raqueta y empecé a jugar contra el muro la primera vez. Luego practiqué en una cancha y dos años después ya estaba jugando torneos locales en Serbia. Vi que era bueno y que me gustaba este deporte, entonces intenté convertirme en jugador profesional”, aseguró en rueda de prensa.

También Podría Interesarle: Laslo Djere: "Djokovic Es Una Inspiración Para Nosotros Los Serbios"

El nacido en Senta en 1995 creció admirando los estilos de Andy Roddick y Lleyton Hewitt. Pero la irrupción de su colega Novak Djokovic lo impactó de tal manera que se propuso emularlo. “Él nos demostró que era posible convertirse en profesional siendo de un país tan pequeño y que se podía competir ante los mejores. Novak empezó a ser mi ídolo y entonces traté de seguirlo”, asegura el diestro que gracias al título en Río subió 53 escalones hasta el No. 37, lo más alto de su carrera en el Ranking ATP.

Pero a pesar de la motivación del actual No. 1 Novak Djokovic, Laslo Djere tuvo que pasar por múltiples adversidades para irrumpir también en el circuito profesional. “Fue duro”, dice mientras toma aire para no sucumbir. “Cuando era joven, las condiciones en las que practiqué no eran las mejores. Luché mucho para poder estar aquí. Además, pasaron muchas cosas que definieron lo que soy ahora”.

“Cuando tenía 15 años, mi mamá fue diagnosticada con cáncer, fue duro para mí. Ella murió dos años después. Y perdí a mi papá en diciembre pasado también por un cáncer. Así que, estar sentado aquí con 23 años y sin papás no es fácil. Tengo una hermana menor (Judit), trato de cuidarla. También tengo una novia que ha sido muy importante. Ha estado conmigo en los momentos más duros. No puedo estar más agradecido con ella por eso. Todo esto ha sido mi mayor motivación e inspiración”.

Río de Janeiro representa todo aquello que se propuso algún día cuando era muy chico. Por ahora es el mejor lugar para darles gracias a sus padres donde quiera que estén.