© Roland Garros

Alejandro Davidovich debutará en el cuadro final de un Grand Slam en Roland Garros 2019 frente a Jordan Thompson.

Davidovich: “Sueño Con Estar Aquí”

A sus 19 años jugará su primer cuadro final de Grand Slam en Roland Garros

Aunque su nombre parezca indicar lo contrario, Alejandro Davidovich Fokina es una de las grandes esperanzas de futuro del tenis español. Sólo basta escucharlo unos segundos para entender que sus raíces rusas y suecas han dado paso a un profundo acento malagueño, la ciudad que lo vio crecer. Y este domingo, tras la baja del canadiense Felix Auger-Aliassime, se abrió paso en el cuadro final de Roland Garros, el primero que disputará en un Grand Slam.

“¡Al final estoy dentro!”, celebró el español con ATPTour.com tras conocer la noticia. “Estamos muy contentos porque sueño con estar aquí y este regalo que se me ha dado espero aprovecharlo al máximo. Ahora toca darlo todo en la pista”, continuó explicando sobre la posibilidad de encarar su primera experiencia en un Grand Slam.

“Han sido unos días en los que teníamos esperanzas de que podíamos entrar, sabiendo que el año pasado hubo ocho Lucky Losers, no habíamos perdido la fe en que podría ocurrir”, señaló sobre estos días de espera en la capital francesa. Y es que el jugador nacido en Málaga hace 19 años había caído el pasado jueves frente a Yannick Maden. Cuatro días más tarde, la espera ha merecido la pena.

Mientras tanto, Davidovid Fokina no ha dejado de entrenar en París. “Estábamos entrenando, esperando la posibilidad de entrar. Sabía que al haber perdido en última de previa tenía la esperanza de entrar. Los días siguientes han sido más de recuperación de físico hasta estar entrenando con Feli [López], Bolelli y otros jugadores de este nivel para prepararme si ocurría”.

De esta manera, sigue los pasos de Pedro Martínez Portero, que el pasado viernes ganó su tercer partido de la fase previa para ganarse una plaza en el grande parisino. Por su parte, el No. 133 del Ranking ATP se había quedado a las puertas tras caer en el último encuentro de la clasificación frente a Yannick Maden por 6-3, 3-6, 6-1, pero la condición de Lucky Loser le permitirá estrenarse en la tierra batida francesa.

También Podría Interesarle: Pedro Martínez Se Hace Mayor En París

La casilla asignada le deparará un enfrentamiento ante el australiano Jordan Thompson, un jugador al que no conoce en profundidad, pero ante el que no renuncia nada. Mucho menos después de haberse demostrado hace unas semanas que puede competir -y ganar- a jugadores clasificados en la zona noble del Ranking ATP. Sin ir más lejos, en el Millennium Estoril Open derribó a rivales como Gael Monfils o Jeremy Chardy.

“He ido consolidando mi juego en los Challenger y eso me ha llevado hacia arriba”, indicó el español. “Gané ritmo en este tipo de torneos para acabar probando en el ATP Tour”. Primero accedió a su primer cuadro final en el Grand Prix Hassan II de Marrakech (p. ante Philipp Kohlschreiber en 1R) y luego lo hizo en la tierra batida portuguesa. “Fui a Australia para probar mi nivel. Luego en Marrakech, Barcelona, Estoril, Madrid… Con esos partidos que he jugado, he ido cogiendo ritmo para seguir adelante”.

Su buen rendimiento en la gira de tierra batida no ha pasado inadvertida en la clasificación mundial. Además de escalar hasta su posición más alta como No. 127 del mundo, ha presentado su candidatura firme para estar en las Next Gen ATP Finals. No obstante, ocupa el No. 11 de la Carrera a Milán, y en París podría añadir un buen puñado de puntos para seguir subiendo peldaños.

“Uno de mis objetivos para el final de año es estar metido ahí para jugar en Milán, y también acercarme al Top 100”, declaró sobre su futuro inmediato. “[Las Next Gen ATP Finals] son un torneo diferente, que se disputa a cuatro juegos, donde vale el saque si toca la red, no hay pasillo de dobles… puede ser muy divertido jugarlo”, añadió. “Hay muchos jugadores de mi edad e incluso más jóvenes que también están ahí metidos. Estoy luchando, siguiendo mi camino para ir poco a poco creciendo”.

En Wimbledon 2017 levantó su primera corona de Grand Slam en la categoría junior y dos años más tarde podrá probarse entre los mejores en el cuadro principal. ¿Qué ha cambiado desde entonces? “Me considero un chico con un juego muy agresivo, ahora mismo en un estado en el que estoy disfrutando más del tenis”, respondió. “Fuera de la pista, soy un chico con mucho salero, muy cercano y que le gusta la diversión”. Y eso será precisamente lo que busque este martes: dar espectáculo hacia la segunda ronda.

Infosys powers real-time insights for every point