© Pablo Cuevas

El surf es una de las actividades favoritas de Pablo Cuevas, cuando no está compitiendo en el circuito ATP Tour.

Cuevas Se Sube A Otra Buena Ola

Alcanzó la 3R de un Grand Slam por primera vez desde Roland Garros 2017

El desgaste de tantos años de competición en el circuito, los largos viajes desde Sudamérica y nuevas prioridades en su vida familiar fueron un cóctel suficiente para que Pablo Cuevas se replanteara su carrera al cumplir los 33. Había llegado el momento de darse un respiro. Sobre todo después de una inoportuna lesión en el pie producida en julio del pasado curso en Hamburgo y de que los resultados lo expulsaran hasta el Top 94, su peor posición en el Ranking ATP desde 2014.

“Fui perdiendo un poco la ilusión el año pasado a medida que iba avanzando la temporada”, inicia su confesión el uruguayo. “No sé el motivo. Si por la acumulación de estos años o por lo que sea. Estaba disfrutando de mis hijas, de mi familia, de estar un tiempo allá y me costaba salir de casa. Me lesioné también en Hamburgo, que me hizo estar unas cuantas semanas sin jugar. Eso me dio más pachorra y cada vez me costaba más”.

Después de haber levantado seis títulos ATP Tour en su carrera y haber llegado a ser el No. 19 del mundo, ¿qué motivación podría encontrar para volver a empezar de cero estando tan cómodo en su entorno? La situación no era fácil. Después de caer en primera ronda del ATP Challenger Tour de Montevídeo ante el No. 257 Mario Vilella Martínez, tomó una decisión que cambió su futuro más inmediato por completo el pasado noviembre. “Elegí tomarme unas vacaciones un poco más largas de lo normal y eso hizo que arrancase la pretemporada con ganas y energía”.

Cuevas entendió que para volver a disfrutar en la pista debía hacerlo antes fuera de ella. Reencontrar la felicidad y la estabilidad emocional, para volver a sufrir en la competición. Así, el surf o la pesca se convirtieron en vías de escape tan necesarias en su rutina como practicar la derecha y el revés. “Son actividades que me gustan desde hace mucho, no es que las haya incorporado ahora. Pero cuantos más años en el circuito llevas, es bueno casi meterlas en tu calendario y eso es un poco lo que traté de hacer”.

“Me prometí incluir estas actividades después de cada gira”, continúa explicando sobre su nueva perspectiva. Y la de arcilla, que arrancó el pasado mes de abril en Houston, no es una excepción. “Lo tengo ya planeado para los próximos días”, afirma con una sonrisa el uruguayo antes de hablar de otra de sus grandes pasiones. “Me voy a ir a surfear unos días a Brasil con unos amigos, que lo tengo merecido. Arranqué la gira en Houston y vine a Europa, así que llevo unas cuantas semanas. Eso ayuda a recargar las pilas y espero arrancar de nuevo con ganas”.

Su relación con la tabla ha ido tomando forma en los últimos años. “He viajado varias veces a hacer surf en Nueva Zelanda, Australia, Miami, Indian Wells, Estoril… en muchos lados trato de meterlo”, confiesa el de Salto. “Ahora puntualmente voy a Brasil, pero no tengo un lugar específico. Cuanto más caliente esté el agua mejor, obviamente, aunque no va a ser el caso de Brasil porque voy cerca de Florianópolis. Pero el hecho de ir con amigos hace que no importen las condiciones, la vamos a pasar bien”.

Pero antes de pensar en vacaciones, Cuevas tiene una importante cita en París. Porque su raqueta vuelve a funcionar como antaño y dos años después ha regresado a la tercera ronda de un Grand Slam. También en París, como en 2017, el uruguayo peleará por estar en la segunda semana de un torneo de esta categoría. Esta vez frente a Dominic Thiem.

También Podría Interesarle: Thiem Supera Un Obstáculo Llamado Bublik

Tal vez, el austriaco es uno de los rivales de mayor entidad entre los favoritos al título. “Puede ser que él hubiese elegido a otro, pero entre los 32 cabezas de serie había 28 contra los que hubiese sido mejor enfrentarme. Sabiendo eso, me tengo confianza. Sé que es un partido muy difícil, pero vengo jugando bien”, reflexiona sobre sus opciones del partido fijado para este sábado.

Cuevas y Thiem se han medido en cinco ocasiones antes. Dos victorias para el uruguayo y tres para el austriaco decoran el FedEx ATP Head2Head. “Nos conocemos, le he ganado alguna vez y he perdido también. Ambos sabemos lo que hace el otro. El que quiera ganar tendrá que hacer un buen partido”, valora antes de enfrentarse a uno de los rivales más complicados en polvo de ladrillo.

“Thiem tiene un juego muy bueno en esta superficie y tal vez en algún momento logre ganar alguna vez acá. Durante un buen tiempo siempre va a estar peleando en los torneos en arcilla”, cierra el actual No. 47 del Ranking ATP. Y es que Cuevas ha vuelto a subirse a la ola buena.

Más Historias como esta