© THOMAS SAMSON/AFP/Getty Images

Dominic Thiem accedió a cuartos de final por cuarta temporada consecutiva en Roland Garros.

Massú: “Thiem Trabaja, Piensa Y Busca Ser El Número Uno”

ATPTour.com entrevista al entrenador del cuarto favorito en Roland Garros

Más de 12.000 kilómetros alejan Viña del Mar (Chile) de Wiener Neustadt (Austria), las ciudades de origen de Nicolás Massú y Dominic Thiem. Sin embargo, el destino los ha unido como entrenador y jugador por un mismo denominador común: su carácter ganador.

No sólo la distancia es geográfica, también es temporal. Prácticamente quince años separan a Massú (39) y Thiem (25), pero no es suficiente para que el chileno sea una pieza perfecta en su engranaje. Aporta experiencia y conocimiento frente a muchos de los rivales a los que el austriaco se mide hoy en el circuito, además de compartir horas de entrenamiento en pista.

Después de tres meses de trabajo juntos, el ex No. 9 del Ranking ATP y ahora coach de Thiem repasa en esta entrevista el momento que atraviesa su pupilo, la convivencia en la pista y las opciones al título en Roland Garros.

Ya hace tres meses que empezó a trabajar con Thiem y el balance es sobresaliente (campeón en Indian Wells y Barcelona).
Los resultados han sido increíbles. Esto es un camino largo, hay que saber adaptarse cuando las cosas van bien como ahora, y también prepararse porque es muy difícil tener una carrera larga donde a veces vienen resultados que no son los esperados.

Muchos de los jugadores a los que Thiem ha ido ganando en Roland Garros también fueron sus rivales.
Contra Gael Monfils [cuarta ronda] o Pablo Cuevas [tercera ronda], sí. Eso me permite dar una opinión bastante clara de muchos de los jugadores que siguen en el circuito. En Roma también jugó con Verdasco, al que me enfrenté varias veces, o con Djokovic o Federer en Madrid. Eso ayuda a que haya muy buen entendimiento, para traspasarle la experiencia de lo que yo viví en ese momento.

También Podría Interesarle: Thiem Afina En París Rumbo A Cuartos
 

Precisamente Cuevas dijo antes de enfrentarse a Thiem que no es habitual ver entre los jóvenes top un estilo de juego tan definido para una misma superficie como Dominic en tierra batida.
Sí, pero no se puede encasillar sólo como un jugador de tierra. Hay gente que dice que es muy bueno en tierra y en cemento es otro jugador, pero eso no es así. Si ves sus resultados en el pasado, son buenos en rápidas: hizo cuartos de final en el US Open, semifinal en París-Bercy, ganó Stuttgart en pasto, o el título en Indian Wells.

Está claro que ha demostrado ser un jugador muy completo.
¡Ganó su primer título ATP Masters 1000 en cemento! Obviamente él aprendió a jugar en canchas de arcilla, al igual que yo. Pero eso no significa que no pueda desplegar su mejor tenis en otras superficies. Lo viene demostrando desde hace varios años. Creo que uno tiene un estilo de juego, pero lo puede ir acomodando.

Pero no renuncian a que él es favorito en París...
¿Si Thiem es favorito?

Sí.
El favorito es Rafa.

Pero más allá de Nadal, probablemente sea uno de los candidatos al título.
Está Djokovic también…

Diríamos que estos son los tres nombres más destacados para luchar por la corona.
Sobre el papel, pero el favoritismo se acaba cuando se salta a la cancha. Uno puede estar No. 1 del mundo y jugar contra el 100, pero el partido hay que jugarlo. Hay que ir ronda a ronda. Si siempre ganasen los favoritos, no existiría el deporte.

Eso significa que afrontan cada partido como una final.
Obviamente, hay que respetar al rival que está enfrente. Ir pensando ronda a ronda. Son partidos a cinco sets, y aquí están los mejores jugadores del mundo. El día que uno no está despierto, puede perder. Y él lo sabe. Pero tampoco hay ningún problema en asumir que él es favorito.

Sus últimos resultados en Roland Garros son dos semifinales (2016, 2017) y una final (2018). El listón está alto.
Él tiene que saber adaptarse cuando es favorito y cuando no lo es. Y acá está preparado para manejar esa presión. Por algo está No. 4 del mundo. Cuando estás ahí con 25 años quiere decir que se ha ganado que la gente espere mucho de él y que se generen expectativas. Si esto es así es porque ha conseguido grandes resultados.

Muchos consideran a Thiem el heredero natural a dominar en tierra batida cuando Nadal no esté.
Puede ser que por sus resultados y por la edad que tiene, tal vez sea el jugador que entiende mejor el juego en arcilla. Está dentro de los dos o tres mejores en resultados y en cómo entiende el juego en tierra. Pero, vuelvo a repetir, uno no puedo llegar a un Grand Slam pensando que está en semifinales, si no ha jugado la primera ronda, la segunda y la tercera.

¿Usted dónde lo ve?
Desde afuera no es ningún problema que él sea favorito y que la gente espere mucho de él, porque está preparado para eso. Y si juega con alguien que es más favorito que él, tiene que adaptarse. Es un chico que puede ser número uno del mundo.

¿Cuál es su mejor virtud?
Trabajador y muy buena persona. Él trabaja para ser número uno del mundo. Nadie sabe si lo será o no, pero tiene 25 años, está No. 4 y por los resultados que ha tenido sabe que el siguiente paso está ahí. La aspiración es llegar a la cima. Él trabaja pensando que algún día puede ser número uno del mundo. Eso puede ser a largo o a corto plazo. Aún es muy joven y le quedan muchos años de carrera, esa virtud que tiene hoy él, no la tienen muchos.

¿Lo ve como campeón de Roland Garros?
Obviamente, si todo el mundo lo ve como ganador de Roland Garros, yo también lo veo así. Posiblemente sea un tipo que va a tener grandes resultados y que puede ganar, pero nadie sabe cuándo. Puede ser este año, el otro o el siguiente. Pero estamos hablando de alguien que tiene el potencial para poder hacerlo. Eso es una ventaja, porque quiere decir que ha hecho las cosas bien para poder tener esa visión sobre él.

Finalmente, ¿cuál es el mejor consejo que le ha dado en este tiempo juntos?
Él trabaja para ser el mejor y yo también. Siempre tuve una personalidad muy ganadora, me gusta entregar el 100%. Estoy aquí porque me gusta competir y me gusta ganar. Lo traté de hacer como jugador y ahora como entrenador. Intento traspasarle todas las cosas que viví como jugador. Para mí es muy fácil trabajar con él porque siempre tiene ganas, está disponible y escucha. Para un entrenador eso es muy fácil. Es una gran persona. Trabaja, piensa y busca ser el número uno.

Infosys powers real-time insights for every point