© Peter Staples/ATP Tour

Pedro Martínez competirá en el cuadro principal de Roland Garros por segunda temporada consecutiva.

Martínez: "Ahora Soy Un Jugador Más Hecho"

El español valora un nuevo ingreso en el cuadro final de París

Los pasos de Pedro Martínez están guiados por el hambre de mejora. A sus 23 años, el español es uno de los jugadores con mayor progreso reciente en el circuito y su papel en Roland Garros así lo refrenda. Tras superar la fase previa en París por segunda temporada consecutiva, el jugador de Alzira está dispuesto a probar su crecimiento.

“El año pasado tuve mi primera experiencia en un cuadro final de Grand Slam. Por entonces, quizá era todo algo más nuevo para mí”, declara el valenciano, despedido por el suizo Henri Laaksonen con un fugaz 6-1, 6-0, 7-6 en el primer partido en París. Un pulso en el que ya tenía una montaña ante las manos cuando pudo comenzar a competir.

La temporada 2020 ha arrojado un jugador curtido como nunca antes. Alguien que ha abandonado el corsé de aspirante dando paso a un competidor más maduro y dispuesto a afrontar cada reto.

El valenciano es el único tenista del circuito que ha superado dos fases previas de Grand Slam en la temporada 2020, escalando en el cuadro de clasificación en Melbourne Park y en el Bosque de Bolonia. Unos logros que confirman un crecimiento deportivo de altos vuelos.

También Podría Interesarle: Martínez Vuelve Al Cuadro Final En París

“Ahora soy un jugador que ha logrado victoria en partidos ATP, que también sabe lo que es ganar en Grand Slam”, declara Martínez, que disputará la primera ronda de Roland Garros ante al australiano Alexander Vukic. “Creo que he dado un paso adelante. Ahora estoy más acostumbrado a este tipo de torneos. Siento que soy un jugador más hecho”.

Las palabras de Martínez reflejan una realidad que ya escapa a bien pocos. Si en el Abierto de Australia firmó su primera victoria en un grande, en el US Open pisó el cuadro final con su primer acceso directo. Su gesta en Roland Garros, donde es el único español que ha sobrevivido a la fase previa, le confirma como un tenista en gran ascenso.

“En un año difícil como el que está siendo fue muy importante para mí pasar la fase previa en Melbourne y poder ganar un partido. Ese resultado me permitió competir bien en el resto de torneos y entrar al cuadro final del US Open”, valora. En Roland Garros me quedé uno fuera del cuadro principal y superar la qualy ha sido muy especial. Nunca es fácil saber lidiar con esa mala suerte”.

Sin embargo, el azar es una palabra alejada de Martínez sobre el polvo de ladrillo, una superficie donde los hitos en 2020 se le caen de los bolsillos. El español superó las fases previas en los ATP 250 de Córdoba y Buenos Aires, escaló hasta sus primeros cuartos de final ATP 500 en Río de Janeiro y debutó en el cuadro final de un ATP Masters 1000 en Roma. Una dinámica demasiado sólida como para pensar en la casualidad.

“En la tierra batida me estoy sintiendo muy bien”, remarca Pedro, que trabaja sin descanso para mejorar su saque y poner bajo control su fuerte temperamento. “Veo que cuando estoy bien soy muy duro en la pista. Trabajo para que haya que ganarme cada punto. En tierra batida compites en otro nivel si eres capaz de hacer esto”.

En Roland Garros, donde velan armas los más fuertes del mundo, la perseverancia de un joven que quiere llegar a serlo.

Más Historias como esta