© Henk Koster

Fernando Verdasco debutó con victoria ante Matthew Ebden en el ABN AMRO World Tennis Tournament 2019 de Róterdam.

La Segunda Juventud De Verdasco

El entrenador del español analiza su gran momento actual.

Si la segunda juventud es una realidad en el tenis actual, Fernando Verdasco es uno de sus más firmes reflejos. Los 35 años que le envuelven las piernas son un motor de empuje para el madrileño, decidido a recuperar un puesto noble entre la élite del ATP World Tour. Y la temporada 2019 sigue siendo un lienzo perfecto para plasmarlo.

El español ocupa el No. 26 mundial, su mejor ranking de los últimos 5 años, y desprende una confianza que se conoce bien en el vestuario. En su debut de este martes bajo la cubierta de Róterdam frenó en seco al australiano Matthew Ebden (7-5, 6-4) y, sobre todo, demostró que la buena línea de juego dura ya demasiado para ser algo anecdótico.

“Creo que es un jugador que acumula mucha experiencia y tiene las cosas muy claras”, reconoce Diego Dinomo en declaraciones a ATPWorldTour.com. “Fernando ya sabe lo que le conviene en cuanto al trabajo diario, qué debe hacer qué no, en cuanto al descanso,… Conoce las tácticas y las técnicas de sus rivales. Destacaría que ahora ya es un jugador con mucha claridad”.

El argentino, antiguo entrenador de Guillermo García López, es una de las piezas clave en el nuevo equipo de Fernando, rodeado ahora por un grupo humano más nutrido que nunca. A la figura de Dinomo se unió en diciembre como segundo técnico la de ‘Quino’ Muñoz, un jornalero del tenis español con bagaje infinito y conocido desde la infancia por Fernando. Y también la de Chema Castillo, una pieza curtida en la fisioterapia y preparación física del Club Chamartín, donde Verdasco ejerce como joya de la corona.

“Quino tiene una grane experiencia a nivel de competición. Ha jugado millones de partidos en su carrera. Tiene esa visión de ex jugador y de leer situaciones, y a Fernando le puede aportar mucho”, destaca Dinomo. “Chema le puede ayudar en el apartado físico y de fisioterapia. Siendo Fernando un jugador de tanto desgaste físico y potencia, siempre es prudente controlar el tema de prevención de lesiones. Tenerlo fino para que pueda desplegar todo su potencial. Tanto en lo físico como en la parte de físico, el rol de Chema se lleva buena parte”, refuerza Diego con una idea clara: en la fortaleza del cañón, tan importante es la calidad de la pólvora como el mimo en su cuidado.

“Y entre ‘Quino’ y yo le damos a Fernando la contención que necesita para tenerlo siempre a punto. Le ofrecemos nuestro punto de vista táctico, nos encargamos de tenerle el día a día muy organizado. Nuestra prioridad debe ser hacer que él solo se preocupe de jugar y facilitarle un poco las cosas”.

También Podría Interesarle: Verdasco: Solo Ante El Peligro En Róterdam

La meta parece simple hasta que se pone en contexto. Verdasco es el jugador más veterano del Top 100 a excepción de tres perfiles: Philipp Kohlschreiber, Feliciano López y Roger Federer. Entre todos ellos únicamente el suizo, una figura histórica del deporte, mantiene una presencia más notable que la de Fernando. ¿Dónde está la clave para mantener esa pasión a los 35 años?

“Creo que esto se responde solo al verle jugar. Siempre ha sido un jugador de una explosión y un carisma muy grande dentro de pista. Y eso no lo pierde con la edad. Con la edad quizá le van cambiando prioridades, quizá a nivel familiar o personal. Se ha casado, ahora está por ser padre, pero no creo la pasión o el deseo competitivo se le apague. Lo veo igual o con más madurez que antes, incluso va a mejor”, defiende Dinomo.

Los datos refuerzan la premisa. La victoria de este martes en Róterdam remarcó una realidad: Verdasco ha ganado partidos en sus últimos 10 torneos, algo inédito en su carrera durante los último cinco años. El madrileño no se ha marchado de vacío en ningún torneo desde el pasado mes de agosto, y la respuesta es tan simple como tenerlo todo bastante claro.

“Quizá la madurez y la claridad tengan que ver en que se conoce mucho a sí mismo. Pocas cosas lo sorprenden. Esto, unido a un buen estado físico y a un buen estado de forma que tiene ahora pueden hacer que sea un rival muy incómodo para muchos”, reconoce Diego. “Cuando un jugador está con confianza, sobre todo en esos pequeños detalles que ese tenis de alto nivel ahora te requiere, decide muchas cosas. En esos momentos de mucha tensión y donde se definen los partidos, él tiene madurez y claridad para marcar la diferencia. Extrapolado a 10 semanas eso te da muchos partidos. Incluso en los encuentros que ha perdido ha tenido muchas posibilidades. De hecho en todos ha jugado en todos bien, al menos los de este año. Eso te da mucha confianza a la hora de resolver momentos críticos en cada partido”.

Y la receta para avanzar es transparente: nada que merezca la pena se consigue en un rato. Con la humildad del trabajo diario y el enfoque en el ahora, Verdasco va construyendo una segunda juventud en el vestuario. Para un jugador que se colocó entre los 10 mejores, para un tenista que rozó la final de un Grand Slam, el orden y la disciplina es un punto principal de su argumentario.

”No creo que hayamos mirado más de 24 horas en adelante”, resuelve Dinomo sobre las expectativas para el año. “Nosotros intentamos ir paso a paso, analizar casi cada entrenamiento. Por supuesto, miramos cada partido con mucho detalle. Nos dedicamos puramente a cada día. La ambición la enfocamos en cada partido y entrenamiento. Eso es una buena diferencia para poder dar el 100% cada jornada. En este deporte hay mucha variable, como torneos, bolas, superficie y, por supuesto, rival. De manera que tener una visión a meses sería un abanico muy grande que no se puede controlar. Nos ocupamos de lo que humildemente se puede manejar. Ojalá supere el Top 25 y el Top 20 y todos contentos. Pero mirando cada día y ocupándonos cada día es algo que puede lograr, pero no le hemos puesto número”.

Más Historias como esta