© AFP/Getty Images

Andrey Rublev ha ganado los títulos de Doha y Auckland esta temporada.

Rublev: "No Tengo Paciencia, Por Eso Necesito Aprender"

El ruso llega a su estreno en Róterdam con un 11-1 esta temporada

Una derrota en la primera ronda de la fase previa puede no ser una experiencia memorable para muchos jugadores en el ATP Tour, pero sí lo fue para Andrey Rublev en junio de 2019. Después de una fractura por estrés en la parte baja de la espalda, y poco después de una lesión en la muñeca derecha, la sensación de competir superó con creces al revés de caer tan pronto en el Noventi Open.

"Volverás más fuerte, no te preocupes", le dijeron al ruso después de su experiencia en Halle. "Tienes que entender que no has jugado durante mucho tiempo, has estado fuera de competición”.

Rublev le dio poca importancia a esos mensajes de buena voluntad. No se dio cuenta de que volver a su mejor forma fue un proceso largo, que le llevó hasta hace poco, cuando terminó 2019 muy fuerte y encadenó una racha de 15 victorias consecutivas que acabó a manos de Alexander Zverev en el Abierto de Australia el mes pasado.

"Aprecié todo lo que tenía después de la segunda lesión", dijo Rublev a ATPTour.com en ABN AMRO World Tennis Tournament. "No jugué por un tiempo y jugué mi primer partido en Halle. Perdí en la primera ronda de la previa, un partido dramático por 7-6 en el tercer set [contra el No. 223 del mundo Mats Moraing]. Estaba jugando muy mal. Recuerdo que después de ese partido estaba un poco decepcionado, pero no tanto como antes”.

"Pero dije: ‘Finalmente, estoy jugando’. Aunque estaba jugando mal, disfruté ese momento. Incluso jugando así, quería jugar. Después de eso, aprecié lo que tenía, gané una ronda en Wimbledon y di pasos adelante. Poco a poco. Terminé bien la temporada”.

Rublev es enérgico, ocasionalmente de mal humor, pero también es muy amable y leal. Lucha con paciencia, pero está aprendiendo a sacar su calma exterior dentro de la pista, como demostró el mes pasado con títulos consecutivos del ATP Tour en el Qatar ExxonMobil Open en Doha y en el ASB Classic en Auckland.

"No tengo paciencia, es por eso que necesito aprender", dice Rublev, quien ha subido del puesto 81 a mediados de junio de 2019 a su actual puesto número 15 en el FedEx ATP Rankings. "Este tipo de cosas siempre requieren mucha paciencia y tienes que aceptar que, incluso si no te gusta, debes comenzar de nuevo y dar lo mejor de ti”.

También Podría Interesarle: Bautista Agut Se Cita Con Carreño Busta En Róterdam

"No vas a volver más fuerte. Tal vez te ayude más tarde, si vuelves al mismo nivel, y tal vez puedas obtener algo de experiencia. Pero hasta el momento en el que llegues al mismo nivel, no serás más fuerte. Es un proceso largo”.

Fernando Vicente, el ex No. 29 del mundo y entrenador de Rublev desde 2016, ha sido el pilar de su desarrollo tenístico, y junto con Galo Blanco y Jairo Velasco, le enseñó a ser un profesional. "La forma en que veo las cosas es la forma en la que ellos ven las cosas", dice Rublev.

"Con Fernando es increíble porque nunca antes había tenido un entrenador así. Es muy difícil estar con una persona durante 24 horas. Imagino que si pasas 24 horas durante tres años con algunos de tus amigos te cansarás. Nosotros hemos estado juntos casi cuatro años y no ha habido un momento en el que haya estado un poco estresado, enfadado o cansado con él. Siento que puedo pasar todos los días con él”.

Rublev se da cuenta de que su racha de 11 victorias consecutivas a principios de 2020 fue "irreal", pero lo que más importa es cómo se desempeña y mejora durante la temporada. Cenó con su equipo la semana pasada, antes de volar a Rotterdam, para hablar sobre sus experiencias recientes, pero admite libremente que sus objetivos no han cambiado debido a un gran mes. Simplemente le muestra lo mentalmente duro que tiene que ser en el futuro.

"Quiero ser mentalmente fuerte todos los días, siempre positivo y aceptar que si las cosas no van bien, todavía tengo que ser positivo y seguir haciendo lo mejor", dice Rublev. “Si puedo hacer esto todos los días, entonces será mi meta para el año. Todavía puedo enfadarme cuando no estoy golpeando la pelota también, pero si quiero mejorar al siguiente nivel, tengo que dejar de lado las dudas”.

"En la vida, es difícil hacerme enfadar. Soy enérgico, pero por dentro estoy más tranquilo. En la pista, soy completamente diferente y puedo comenzar a enfadarme o enfadarme directamente. Cuando necesito competir, muestro un lado diferente, un lado negativo. Necesito lo que tengo en la vida normal, pero dentro de la pista. Todos entienden que debes estar tranquilo y positivo para dar lo mejor de ti, pero al final debes ser lo suficientemente fuerte e inteligente”.

Rublev llega con un récord de 11-1 esta temporada a su partido de primera ronda de Róterdam contra Nikoloz Basilashvili.

Más Historias como esta