© Chile Dove Men+Care Open/Jim Rydell

El Chile Dove Men+Care Open en Santiago marca el regreso del ATP Tour tras seis año en un evento familiar y cálido.

Chile Festeja Con Orgullo El Resurgir Deportivo Y El Regreso Al ATP Tour

El país sudamericano está de regreso con un ATP250 con espíritu familiar y amor por el tenis

En el Club San Carlos de Apoquindo todo luce reluciente y se respira ese aire particular de una inicial versión de la última nueva parada del ATP Tour que tras mucho esfuerzo regresa a Chile luego de seis largos años. 

No obstante, el escenario de turno en la Precordillera está organizado y hay poco de improvisado: aquí ya se organizaron exitosamente otras ediciones del mayor evento de tenis del país, la última en 2011, donde el campeón fue el español Tommy Robredo. Así, el recinto de Las Condes, espaciado y compacto por igual, permite desarrollar algunos conceptos que apuntan a darles una mejor hospitalidad a los espectadores que asistan al torneo, y que lo sientan como un evento cordial y ameno y que todo salga acorde a las expectativas con un valor agregado que resulte un orgullo para organizadores, el público y los principales protagonistas, los jugadores.

De hecho, la palabra orgullo es repetida por los distintos miembros de la organización, liderados por Catalina Fillol (39), la directora del torneo, quien reconoce que todo el proceso previo a verlo concretado ha sido desafiante, cansador y entretenido. “Una vez que empiezas a ver todo lo que planificas e imaginas es una linda sensación. La cancha central, por ejemplo, parte con el tamaño, los asientos… Y eso está en un papel, por lo que verlo físicamente ha sido emocionante. Es bonito ya verlo en acción”, contó para ATPTour.com la directora del Chile Dove Men+Care Open, psicóloga de profesión. 

El torneo es una experiencia familiar en sí misma. Catalina es la cuarta hija de Jaime (No. 14 del mundo en 1974) y siempre ha estado involucrada. Desde 1993 hasta 2014, los hermanos Álvaro y Jaime Fillol Durán realizaron el torneo más importante de tenis que alternó sede entre las canchas del San Carlos de Apoquindo, Santa Rosa o en Viña del Mar. 

Desde esa última edición, el objetivo fue uno solo: volver a tener una plaza ATP en el país en algún momento. Ahí nació el grupo Sacs (sus siglas significan sisters, amigos, cuñados y socios), que reúne a los cinco hijos Fillol Haggstrom y sus cónyuges. La meta de organizarse como productora profesional comenzó con eventos del ATP Challenger Tour y así han podido mantener la tradición familiar y traer el mejor tenis del mundo de nuevo a Chile. 

También Podría Interesarle: No Será Un Torneo Nuevo Para Ellos

El momento llegó en 2019, cuando Octagon, empresa dueña de los derechos del ATP 250 de Santiago, además del Córdoba Open, y que también representa a Cristian Garin, buscaba alternativas para la fecha de San Pablo. Y Santiago de Chile era un atractivo con ingredientes interesantes: el tenis creció mucho, con renovación de jugadores y un presente de proyección, incluido el actual Top20 Cristián Garin. 

“El tenis ha crecido mucho aquí en los últimos años gracias a los nuevos jugadores. Es una gira latina fuerte, ha crecido y Chile era una gran oportunidad de volver a un país con mucha historia”, dijo el vicepresidente de Octagon, Jorge Salkeld. “Con Garín Top20 y un país que empuja todo puede ser un éxito. Es la combinación perfecta y para el es una gran plataforma para jugar en casa que siempre es especial", aseguró. 

¿Cuánto esfuerzo ha llevado poner el torneo en funcionamiento? “Montar el evento en un par de meses ha sido harto trabajo… pero aquí estamos: la historia continúa. Ahora estamos nuestras familias trabajando en el torneo como cabezas y nuestros hijos de apoyo. Yo tengo hijos y sobrinos siendo peloteros, otros haciendo credenciales, mi sobrina en la parte de Hospitality. Eso es único y nos apasiona”, contó Fillol. “El crecimiento del tenis chileno calza justo con este nuevo torneo. Cuando partimos con la idea era una realidad y ahora hay tenistas chilenos de nivel de ATP y con Garin que se ha ganado un ATP500. Tanto tiempo sin un evento ATP hizo que ahora la expectativa sea mayor y estamos todos muy felices”, aseguró. 

En tanto, Catalina es una de las pocas directoras de torneos en el mundo y reconoce el orgullo al decir que Chile es el cuarto torneo que tiene una directora mujer y la única de Sudamérica. “Eso se debe a la experiencia que tenemos como familia. Si bien yo soy la Directora, somos todos y así saldrá adelante este torneo, pero al ser mujer estoy en mucho más detalles… lo llevo bien y me siento preparada”, afirmó para sumarse a la lista con Bronwyn Greer (Houston), Sandra Reichel (Hamburgo) y Keely O’Brien (Washington).

El torneo guarda grandes momentos a lo largo de su historia, varios tenistas de élite se dieron cita en la arcilla chilena. Entre los exnúmero uno del mundo que alguna vez compitieron en el país figuran Mats Wilander, Marcelo Ríos, Jim Courier, Carlos Moyá, Gustavo Kuerten y Rafael Nadal. Esta vez, la gran figura es Cristian Garín, flamante campeón en Río.

“Siempre fue un jugador de mucho nivel, tenía una proyección enorme y a lo mejor se demoró un poco más y con más esfuerzo, pero era algo que nosotros esperábamos que se pudiese dar y él lo está consiguiendo. Es mucho mérito. Él está demostrando que tiene el peso, el nivel y la jerarquía para estar ahí”, contó Fillol, en una terraza con vista a todas las canchas del recinto que espera recibir a mas de 3.500 personas diarias durante los siete días del torneo y que tiene todos los tickets vendidos para las instancias de semifinales y la final.

¿Cuál es el objetivo de la semana? “Si los jugadores se van sintiendo que la pasaron bien, les gustó y se sintieron en casa… estaremos más que bien. Queremos que sea un evento deportivo y un espectáculo para el público también”, afirma la Directora y se entusiasma de cada al futuro. “Hemos dicho que queremos hacer el mejor torneo de Sudamérica y recién estamos comenzando”. 

El ATP Tour ha vuelto a Chile, una plaza promisoria y capaz de dar su cuota de crecimiento al tenis sudamericano con el empuje de todo un país detrás. Esto es recién el comienzo.