© Getty Images/ATP Tour

Una vista del estadio principal del Foro Itálico, sede del Internazionali BNL d'Italia en Roma.

Emperadores Del Foro Itálico De Roma

Con motivo del 30 aniversario de los ATP Masters 1000, ATPTour.com repasa los mejores momentos de Roma desde 1990

Normalmente a estas alturas de la temporada, el circuito hace una parada en el Foro Itálico de Roma, pero por desgracia, el torneo tuvo que suspenderse debido a la pandemia mundial provocada por el COVID-19. No obstante, coincidiendo con el 30 aniversario de los torneos ATP Masters 1000, esta semana en ATPTour.com recordamos algunos de los momentos más memorables del Internazionali BNL d’Italia.

El campeonato italiano se celebró por primera vez en Milán en 1930, pero se trasladó al Foro Itálico, en los pies de Monte Mario, cinco años después. Con un total de 11 pistas de tierra, el complejo cuenta con tres espectaculares pistas como el Campo Centrale, el Stadio Pietrangeli, nombrada así después de que en 1957 y 1961 se proclamara campeón Nicola Pietrangeli, y la Supertennis Arena. Es un torneo combinado ATP y WTA desde 2011.

1992-1993: Momento Courier
En su momento cumbre, Jim Courier aprovechó para conquistar el Foro Itálico y convertirse en el primer jugador en encadenar dos títulos seguidos en Roma desde Jaroslav Drobny en 1950 y 1951. Lo hizo tras las victorias en las finales de 1992 ante Carlos Costa y 1993 frente a Goran Ivanisevic. Imponiendo un ritmo alto y basándose en una gran fortaleza mental que fue su sello de identidad, el americano derrotó a rivales como Thomas Muster, Francisco Clavet, Sergi Brugera y Carl-Uwe Steeb en 1992, mientras que en 1993 tumbó a Bruguera de nuevo y Michael Chang en su camino a su histórico triunfo. Fue el jugador más destacado de un torneo en un momento en el que el director del torneo Franco Bartoni, Cino Marchese, el ex campeón Adriano Panatta y Sergio Palmiere impulsaron la reputación comercial de Roma y su organización.

1994: Sampras fue en Emperador
Pete Sampras ganó tres títulos en tierra batida, pero ninguno tan grande como el que consiguió el 9 de mayo de 1994, cuando batió a Boris Becker por 6-1, 6-2, 6-2 en la final de Roma para extender su récord de victorias a 27 en una temporada en la que firmó 39-2, incluyendo siete trofeos. Becker admitió que “está jugando al tenis como se jugará en el siglo XXI. Está haciendo cosas que nunca había visto antes en una pista de tenis. Puedo únicamente compararlo con los mejores”. Sampras, que no sacó tan bien como al inicio de la semana, pudo presionar el servicio de Becker ganando 27 de 44 puntos y logrando seis breaks. “Jugué muy bien hoy”, señaló Sampras. “Cometí pocos errores y tuve el control desde el principio. Boris nunca fue capaz de imponer su juego ni encontrar su ritmo. Me moví mucho mejor hoy que durante toda la semana. También me sentí mejor en la red. Este el resultado de jugar una semana en tierra”.

Muster

1995-1996: La magia de Muster
Sólo seis semanas después de un accidente en el que se dañó los ligamentos de la rodilla izquierda en Miami, Thomas Muster se presentó en el Foro Itálico, donde dijo al director del torneo Franco Bartoni: “Volveré el año que viene y ganaré”. Pocos le creyeron, pero Muster estaba en lo cierto. En los primeros cinco años de los torneos ATP Masters 1000, el austriaco derrotó a Andrei Chesnokov en la final por 6-1, 6-3, 6-1. Cinco años después, tras esperar una larga detención por lluvia, Muster consiguió superar a Sergi Bruguera por 3-6, 7-6(5), 6-2, 6-3 para lograr su victoria número 28 seguida sobre tierra. Unas semanas después, a sus 27 años completó la triple corona de Montecarlo, Roma y Roland Garros en el mismo año, un logro que sólo había conseguido Ilie Nastase hasta entonces en 1973. Al año siguiente, Muster continuó su supremacía en territorio italiano tras vencer a Richard Krajicek por 6-2, 6-4, 3-6, 6-3 para su quinta corona de 1996. Amplió su récord sobre tierra en los dos últimos años a 95-3. Se unió a Jaroslav Drobny (1950-51, 1953) y Marty Mulligan (1963, 1965 y 1967) como el único jugador en ganar tres veces el torneo italiano.

Kuerten

1999: El reinado de Guga
Gustavo Kuerten, el caristmático brasileño, acabó con las esperanzas de Patrick Rafter de escalar hasta el No. 1 del FedEx Ranking ATP con una exhibición ante el habilidoso voleador y primer australiano en llegar a la final de Roma desde Rod Laver en 1971. Kuerten volvió al Top 10 con una victoria por 6-4, 7-5, 7-6(6) sobre Rafter en dos horas y 39 minutos. “No funcionó mi servicio durante todo el partido”, lamentó antes de añadir que “siempre es complicado frente a Kuerten en tierra batida”. Rafter salvó puntos de partido en el quinto, noveno y undécimo juego antes de un tenso tercer set que terminó en tie-break, y con sus esperanzas de unirse a John Newcombe como No 1. Por su parte, Kuerten, que partía como cabeza de serie No. 16, derrotó a Fernando Vicente, Francisco Clavet, el No. 1 Yevgeny Kafelnikov, Karol Kucera y Alex Corretja en su camino a la final de 1999. El brasileño, que debutó en Roma un año antes, registró un récord de 19-3 en sus cuatro participaciones. También fue finalista en 2000 ante Magnus Norman y en 2001 frente a Juan Carlos Ferrero.

2002: Agassi gana… ¡al fin!
Andre Agassi, con el pelo hasta los hombros y pantalones muy cortos, logró en 2002 la corona, trece años después de su primera final en Roma. Había cumplido 19 años y no cedió un set en su camino al partido por el título en 1989, la mayor final de su carrera hasta la fecha. Pero cedió ante Alberto Mancini en cinco sets. El estadounidense no acudió al torneo en siete de los siguientes 12 años, pero en 2002, cuando llegó al Foro Itálico había superado una lesión en la muñeca derecha con éxito y ya se encontraba en un gran estado de forma, llegando a tres finales. Con Lleyton Hewitt y Kuerten como grandes atractivos del cuadro, Agassi no cedió un set una vez más para presentarse en la final, donde batió a Tommy Haas por 6-3, 6-0, 6-0. Ese título en Roma es el último ATP Masters 1000 en tierra conquistado por un americano.

2005: Nadal gana la gran batalla
Tres semanas después del Rolex Monte-Carlo Masters, Rafael Nadal se reencontró en una filan esperada con Guillermo Coria, el jugador más peligroso del momento sobre tierra batida Fue una de las mejores finales de la historia de la ATP. A sus 18 años, Nadal se recuperó de un 0-3 en el set definitivo para acabar ganando a Coria por 6-4, 3-6, 6-3, 3-6, 7-6 y ampliar su racha de victorias seguidas a 17. “Este fue el mejor partido de mi carrera”, dijo Nadal. “Fue un duro partido. Estoy muy contento de haberlo ganado. Es increíble. He ganado tres títulos seguidos, no sé cómo explicarlo”. La victoria permitió continuar la supremacía española en Roma tras los triunfos anteriores de Ferrero en 2001, Félix Mantilla en 2003 y Carlos Moyà en 2004. Devastado por la derrota, Coria señaló que “estoy un poco disgustado porque corrí durante cinco horas para perder por dos puntos. Estoy muy decepcionado. Es normal, pero perdí con un buen jugador que hizo un gran partido. Así que ahora tengo que pasar página. Creo que estuvo muy cerca ganarle hoy, pero tiene mucha confianza. Ha ganado muchos partidos últimamente y está conectando golpes increíbles”.

2006: Choque de estrellas
En doce meses el público de Roma pudo presenciar otro gran duelo, en este caso el día que Nadal y Federer cimentaron su rivalidad con un duelo que terminó con victoria final para el español por 6-7(0), 7-6(5), 6-4, 2-6, 7-6(5), en un partido que fue ocho minutos más largo que la final de 2005. A sus 19 años, Nadal igualó a Guillermo Vilas en la Era Abierta con una racha de 53 victorias consecutivas en tierra batida. Nadal, que había batido antes en la final de Montecarlo a Federer, admitió que “antes de cada torneo siempre pienso que esa semana voy a perder. Pero he tenido suerte este año y gané”. Por su parte Federer indicó que lo había intentado, en un partido en el que acabó con 89 errores no forzados. La victoria supuso la final 13ª consecutiva ganada, que le permitió igualar también a Bjorn Borg en el récord de más títulos (16) con menos de 20 años. Esa final fue el partido con más juegos disputados con 57 en todo 2006.

2008: El primero de Djokovic
Con el apellido Nadal como gran dominador de la superficie, Novak Djokovic también ha encontrado su espacio para abrirse paso en el palmarés del torneo con cuatro títulos en nueve finales. Uno meses después de lograr su primer Grand Slam, el serbio batió en la final a Stan Wawrinka por 4-6, 6-3, 6-3 en 2008 para lograr su cuarta corona ATP Maters 1000. Más tarde en 2011 elevó su racha de victorias seguidas hasta 41 para superar al No. 1 Nadal por 6-4, 6-4 en la última ronda. En 2014, tras superar una lesión en la muñeca derecha, Djokovic derrotó a Nadal en una final por cuarta vez por 4-6, 6-3, 6-3 y al año siguiente registró su victoria No. 22 seguida para derrotar a Federer por 6-4, 6-3. En tres ocasiones, Djokovic perdió con Nadal en la final de Roma (2009, 2012 y 2019), mientras que en 2016 cedió frente a Andy Murray y en 2017 lo hizo frente a Alexander Zverev. El serbio no ha perdido nunca en cuartos de final en 13 presencias hasta la fecha.

2019: Nadal levanta la novena
Nadal estaba en línea ascendente, en busca de su mejor estado de forma que alcanzó definitivamente en Roma. Su victoria por 6-0, 4-6, 6-1 ante Djokovic en dos horas y 25 minutos le concedió su novena corona (2005-07, 2009-10, 2012-13, 2018-19) en 11 finales en Roma (también en 2011, 2014). “Significa mucho para mí este trofeo”, dijo Nadal que llegó a las 84 victorias en este torneo ATP Maters 1000. “Roma es uno de los torneos más importantes del año. Es parte de la historia de nuestro deporte. Ser capaz de ganar aquí es de las cosas más importantes”. En 39 minutos estrenó el primer set por un 6-0, el primer rosco en la rivalidad tras 54 enfrentamientos y 141 sets antes.