© FIT/City Of Torino

Vista general de Turín, ciudad elegida como sede de las Nitto ATP Finals entre 2021 y 2025.

Nitto ATP Finals: La Transición A Turín

Será la 15ª ciudad en organizar el torneo de final de temporada.

La primera capital que tuvo Italia será el epicentro del tenis mundial el próximo mes de noviembre con el traslado de las Nitto ATP Finals a Turín, una impresionante ciudad ubicada al norte e Italia que es famosa por sus grandes palacios, su fantástica cocina, arquitectura barroca y rica tradición deportiva.

Después de 12 años anclado en The O2 de Londres, el traslado a Turín no puede producirse en mejor momento. Ningún otro país ha protagonizado una evolución reciente tan grande en producir talentos como el país que nos dio la pizza, la pasta y el piano, entre otros muchos tesoros indispensables. Hay ocho italianos, incluyendo al jugador nacido en Turín Lorenzo Sonego, clasificados en el Top 100 del FedEx Ranking ATP, el doble que hace diez años. Es probable que se unan muchos más después de la importante inversión de este país en deporte, que incluye apoyo como segundo máximo organizador de torneos ATP Challenger en todo el mundo, únicamente superado por Estados Unidos.

Según Alberto Sacco, teniente de alcalde de Turín encargado de Comercio y Turismo, el interés de la ciudad para llevar a los mejores jugadores del mundo a Torino, como se llama en italiano, empezó por su joven alcaldesa amante del tenis Chiara Appendino, que conoció a su marido en una pista de tenis. La alcaldesa contó al canal italiano de tenis Supertennis que el éxito de torneos como las Next Gen ATP Finals en Milán, el Internazionali BNL d’Italia en Roma, así como los jugadores italianos como Jannik Sinner, Matteo Berrettini y Sonego ayudaron a llevar las Nitto ATP Finals a la ciudad. “Estamos muy orgullosos de que Turín haya sido escogido para albergar las [Nitto] ATP Finals entre 2021 y 2025, ya que el deporte ha sido una parte significativa de la historia y cultura de nuestra ciudad”, señala Appendino.

Sacco, por su parte, explica que los Torinesi, como se les conoce a los nativos de Turín, no puede esperar a dar la bienvenida a los aficionados del tenis y los jugadores a su ciudad. “Turín es una bonita ciudad con buen clima, increíbles palacios, gran comida, bonitos hoteles, tiendas y museos”.

De hecho, los viajeros no han escondido sobre lo infravalorada que era la ciudad desde al menos 1878 cuando Mark Twain pasó un tiempo en la ciudad y quedó enamorado de este lugar.

“Turín es una bonita ciudad, su amplitud excede, creo, de todo lo que he concebido antes”, escribió. “Las calles son extraordinariamente anchas, las plazas pavimentadas prodigiosas, las casas son enormes y bien construidas… Uno camina por esas espaciosas y siempre escondidas calles, y se encuentra las más elegantes tiendas y más acogedores restaurantes”.

Turin city vista

Si nunca has estado en Turín, es posible que solo conozcas algunos de sus principales reclamos. Rodeado de verdes colinas y los picos de los Alpes, es la casa de la Juventus de fútbol; albergó los Juegos Olímpicos de invierno en 2006, la Catedral de la ciudad aguarda la Santa Sábana, una antigua sábana funeraria que muestra la imagen de Jesús de Nazaret, que los creyentes creen que estaba envuelto en ella tras la crucifixión. Pero hay mucho más que conocer sobre la ciudad de 900.000 habitantes a orillas del río Po.

La llegada de turistas se desplomó al igual que en el resto del mundo en 2020, pero con la vacuna del COVID-19 en camino, los principales destinos de Italia como Roma, Venecia o Florencia, no dudarán en volver a acoger a un gran número de turistas deseosos de visitarlas. Si te gusta Italia y quieres disfrutar de la ‘dolce vita’ sin grandes multitudes ni altos precios, Turín es una ciudad preciosa y propicia para una segunda mirada, especialmente si eres aficionado del tenis y te gustaría formar parte del torneo con una dosis de cultura italiana.

Fundada hace 2.400 años por una tribu celta, los Taurini, el nombre original de Turín viene de la palabra celta ‘tau’, que significa montaña. Torino significa “pequeño toro” y el toro es un símbolo de la ciudad. La familia Saboya conquistó la ciudad y la gobernó durante unos 600 años.

Turín fue la primera capital unificada de Italia desde 1861 hasta 1865, cuando se trasladó a Florencia y más tarde a Roma. Fue y aún sigue siendo centro del comercio y la industria. No obstante, fruto de ello la ciudad ofrece hoy a los visitantes espectaculares palacios, catedrales, jardines, parques y arte. No es de extrañar que la revista Conde Nasté la denominara como el ‘París de Italia’.

Alguno de los puntos de referencia más fabulosos a nivel artístico y arquitectónicos son las Residencias de la Casa Real de Saboya, un grupo de palacios, villas y otras edificaciones que son Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO; el Museo Egizio, que tiene la mayor colección de reliquias de Egipto fuera de este país; y el Museo Nacional de Cine, donde puedes ver el famoso pañuelo rojo de Federico Fellini y conocer la gran contribución de la ciudad a la cultura del cine italiano.

Está claro que, siendo Italia, tienes que esforzarte mucho para comer mal en Turín y en la región de Piamonte. Sacco asegura que la ciudad es la capital no oficial del chocolate en Italia. Y es que hay un festival anual de chocolate que tiene lugar en la ciudad cada año en noviembre, precisamente el mismo mes que se celebran las Nitto ATP Finals. No obstante, cuentan con el Bicerin, una bebida de chocolate caliente que se mezcla con café y una espesa crema de leche servida en un vaso.

Turín es también la casa de Grom, una de las principales cadenas de helado en el mundo. Un gran producto local para probar en Grom o en otro establecimiento como Alberto Marchetti es la Gianduia, que es una mezcla de chocolate con pasta de avellanas que inspiró la receta de la Nutella. La ciudad es también la sede de la empresa de café Lavazzaa, que se puede degustar en lugares típicos de la ciudad como Al Bicerin, fundado en 1763 o el Caffè Baratti & Milano, abierto desde 1873.

Sacco advierte que en noviembre, cuando el torneo se celebre en 2021, es una época ideal para visitar su ciudad. “No hace demasiado calor ni demasiado frío”, indica. “Noviembre es uno de los mejores meses en Turín. Hay un festival de arte moderno y es el mes donde puedes encontrar trufas blancas que vienen de Alba, cerca de Turín”.

Hay 46 restaurantes con Estrella Michelín en Piamonte, ocho de ellos en Turín, incluido el prestigioso Combal Zero, que está clasificado en el Top 100 de restaurantes de todo el mundo según los críticos.

La rivalidad deportiva en Turín se establece en el Derby della Mole, que reúne a la Juventus frente al Torino. El nombre viene de Mole Antonelliana, un impresionante edificio del siglo XIX que es uno de los símbolos de la ciudad. Puede subir en un ascensor de cristal hasta la cima para divisar una panorámica de la ciudad. Antes fue una sinagoga, pero ahora es el Museo de Cine.

Sacco, aficionado de la Juventus desde siempre, dice que el Torinesi tienda a apoyar al Torino, mientras que la Juventus recibe el apoyo de la clase trabajadora, particularmente de quienes llegaron desde otras partes del país a trabajar en Turín en la década de los 70. Si no tienes la oportunidad de ir al derbi, puedes al menos visitar el estadio de la Juve, que dispone de un museo con la historia del equipo.

Stadium, Turin

Sacco apunta que la ciudad está llevando bastante bien la pandemia y confía que estará más preparada para recibir a los aficionados del tenis en un pabellón lleno el próximo año.

El recinto está ubicado junto a uno de los parques más hermosos de la ciudad y grandes enlaces en transporte público con el centro de la ciudad, que está a sólo unos minutos. Turín está a una hora de Milán en tren de alta velocidad o dos horas del aeropuerto de Bérgamo, donde operan varias compañías de bajo coste como Ryanair.

La ciudad conocida como la cuna de la libertad italiana es conocida por ser uno de los referentes comerciales del país y se encuentra entre las ciudades más ricas, pero Sacco insiste que también es un lugar para la gente joven, ya que cuentan con más de 100.000 estudiantes que sabe cómo divertirse. Como dicen los lugareños: ‘a l’é tut bin’ (todo está bien en Turín).

“Torino está lleno de bares al aire libre, salimos a la calle, bebemos café y vino hasta altas horas de la noche”, revela. “Ir a Piazza Vittorino, una de las mayores plazas del mundo, donde hay mucha gente comiendo en las terrazas, es una gran fiesta para todos. Tienes que comprobarlo tú mismo”.

Más Historias como esta