Una Nueva Mentalidad Para Dominic Thiem

Dominic Thiem se ha clasificado para las Nitto ATP Finals por cuarta temporada consecutiva. Como escribe Simon Cambers, el austriaco llega con nueva mentalidad, distinto entrenador y confianza renovada.

En una temporada estelar, Dominic Thiem ha batido a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer. El austriaco, a sus 26 años, se ha clasificado por cuarto año consecutivo a las Nitto ATP Finals, ganando cinco títulos en 2019 - tres en pistas duras y dos sobre arcilla, y también ha firmado su segunda final seguida en Roland Garros.

En sus tres visitas previas a Greenwich, el austriaco solamente ha logrado ganar un partido cada año, siendo eliminado siempre en la fase de grupos. Pero en esta ocasión podría ser diferente, gracias a una nueva mentalidad, un nuevo entrenador y una renovada confianza en superficie dura.

Fue en el mes de febrero cuando Thiem quizá tomó la gran decisión de su carrera. Tras 15 años tutelado por su compatriota Gunter Bresnik, antiguo entrenador de Boris Becker y Henri Leconte entre otros, Thiem decidió que era momento para un cambio. En su lugar llegó el campeón olímpico Nicolas Massú, un chileno reconocido por su capacidad de lucha, y los resultados fueron inmediatos.

Únicamente tres de los 11 títulos de Thiem, en aquel momento, habían tenido lugar fuera de la tierra batida. Pero en marzo, en las pistas duras de Indian Wells, superó a Federer en la final para lograr su primer título ATP Masters 1000 en cualquier superficie. Fue una recompensa al trabajo hecho durante los últimos años para ganar agresividad, especialmente al resto. Aunque en tierra batida puede resistir bastante por detrás de la línea de fondo para restar, y con enorme éxito, era consciente de la necesidad de ser más ofensivo en pistas duras.

“Indian Wells fue increíble porque vine de un período complicado. Me había separado de mi entrenador y todo se dio de golpe”, reconoce Thiem. “De alguna forma me liberé y gané el torneo. No supe por qué había ocurrido, fue maravilloso ganar mi primer ATP Masters 1000. No me lo esperaba”.

Los excéntricos métodos de entrenamiento de Bresnik, que supuestamente habrían hecho a Thiem colocarse peso alrededor de su cintura y correr hasta casa desde el bosque, contrastan con su actitud fuera de pista, donde aparece inmóvil, luciendo su icónica gorra blanca de al menos una talla inferior a su medida. Massú, por contra, es un espectáculo. Muy accesible fuera de pista, el ganador de dos medallas de oro olímpicas en individual y dobles en Atenas 2004, muestra sus emociones tras cada punto. Vive cada momento y su energía parece contagiarse a Thiem.

“Tuvimos suerte, no estaba planeado, pero funcionó a la perfección desde el primer momento”, dijo Thiem sobre su colaboración. “Sabe mucho sobre tenis así que puede aconsejarme sobre cualquier cosa. Su superficie favorita era la arcilla pero tuvo sus mayores éxitos en pistas duras. Puede ayudarme mucho en esa transición. No es tan veterano, ha jugado ante muchos de mis rivales y puede darme buenos consejos sobre ellos”.

Esas recomendaciones para destacar en superficie dura parecen haber surtido un efecto inmediato. Aunque Thiem ya había progresado fuera de la arcilla durante las últimas temporadas, bajo la guía de Massú parece entender lo que necesita. Los otros títulos de pista dura de Thiem este año tuvieron lugar en Pekín y Viena, usados a los conseguidos también sobre tierra batida en Barcelona y Kitzbühel.

Massú ha reconocido su admiración por la velocidad con que Thiem “rápidamente entiende las cosas”. “Tiene una increíble habilidad para aprender y aplicar detalles durante los partidos. Es un talento impresionante y muy disciplinado. Dile a Dom que haga algo y lo hará - simplemente mejor. Es un privilegio como entrenador poder trabajar con un jugador de este calibre”, reconoció Massú. “Veo muchos detalles en su juego que me recuerdan al mío y a la manera en que yo jugaba cuando estaba en el circuito. Tiene un juego de pies fluido, siempre está buscando la posición y moviendo la pelota para encontrar sus mejores golpes. Tenemos personalidades diferentes. Después de todo, él es austriaco y yo soy chileno. Pero quizá por eso nos complementamos bien”.

Con la fuerza de un buey y resistencia difícil de igualar, Thiem también tiene uno de los golpes más reconocibles del ATP Tour en su revés a una mano. Calmado al hablar fuera de pista, y uno de los mejores chicos del vestuario, sobre la pista se convierte en una fuerza bruta, capaz de usar efectos liftados y ángulos además de pura potencia. Se necesita mucha valentía para usar un golpe de aproximación sobre el revés de Thiem, o para buscarle con una pelota corta y darle tiempo.

A excepción de Roland Garros, donde batió a Djokovic y alcanzó la final por segundo año consecutivo (perdiendo de nuevo con Nadal) los esfuerzos de Thiem en Grand Slam en 2019 son la única falta en su expediente. En el Abierto de Australia, se retiró en la segunda ronda por enfermedad. En Wimbledon, perdió en primera ronda ante el antiguo semifinalista Sam Querrey. Y en el US Open, estuvo por debajo de lo esperado al ceder la primera ronda ante el italiano Thomas Fabbiano.

“Tuvo algo de mala suerte”, reconoce Massú. “En Montreal enfermó y tuvo que perderse Cincinnati. Puede que llegara al 30% al US Open. Quiso jugar pero no tenía energía. Que se recuperase y ganara Pekín fue realmente impresionante”.

A diferencia de años anteriores, Thiem ha clasificado con antelación para Londres. Fue su victoria en Pekín, derrotando a Tsitsipas en la final, lo que le permitió obtener su plaza en el torneo. En el pasado, Thiem había pecado de jugar en exceso. Esta vez, Massú confía en tener más fresco a Thiem en las Nitto ATP Finals. “Es importante para ambos [haber clasificado a las Nitto ATP Finals. Lo ha logrado por cuarto año consecutivo. Estamos tranquilos, pero teníamos un objetivo que hemos conseguido, pero debemos continuar. Siempre que llegamos a un torneo debemos intentar darlo todo esa semana”.

Después de un año tan fantástico, alcanzar las semifinales sería una mejora mirando a los resultados previos de Thiem en las Nitto ATP Finals. Pero no se sorprendan si, con su renovada mentalidad, da un paso más allá.

Las Nitto ATP Finals 2019 tendrán lugar en el O2 de Londres del 10 al 17 de noviembre. Compra Tus Entradas