© Peter Staples/USTA

Dominic Thiem celebra su victoria en el US Open tras vencer a Alexander Zverev en la final.

Dominic Thiem: "Dediqué Toda Mi Vida A Ganar Un Grand Slam"

Palabras del campeón del US Open 2020.

Dominic Thiem cayó de espaldas dentro del estadio Arthur Ashe a las 8:19 p.m. Después de cuatro horas y dos minutos de acción en la final del US Open, el austriaco miró brevemente hacia el cielo oscuro de Nueva York antes de cubrirse la cara con las manos durante cinco segundos. El austriaco estaba incrédulo. Finalmente había logrado su sueño de toda la vida de ganar un título de Grand Slam.

“Fue un gran alivio”, dijo Thiem, quien superó a Alexander Zverev 2-6, 4-6, 6-4, 6-3, 7-6 (6). “Es lo más alto [que] puedes lograr en el tenis”.

También Podría Interesarle: Massú: “Este Título Le Dará Más Calma A Dominic Para Próximos Grand Slams”

El segundo sembrado se convirtió en el primer jugador de la Era Abierta en remontar un 0-2 en sets en una final del US Open, luchando desde el borde de la derrota en numerosas ocasiones y superando los calambres visibles hacia el final del quinto set. Al final, no importó cómo lo hizo. Thiem estaba encantado de haber hecho realidad su sueño.

“Logré una meta de vida, un sueño, que tuve durante muchos, muchos años. Por supuesto [tuve ese sueño] cuando era niño cuando comencé a jugar al tenis. Pero en ese entonces estaba tan lejos”, dijo Thiem. “En un momento me di cuenta de que, wow, tal vez algún día realmente pueda ganar uno de los cuatro títulos más importantes del tenis. Puse mucho trabajo. Básicamente, dediqué toda mi vida hasta este punto para ganar uno de los cuatro majors. Ahora lo hice”.

Dominic Thiem

Thiem estaba desesperado por levantar un trofeo importante. Tres veces antes había llegado a la final de un Grand Slam y se quedó corto. Entró en el partido por el campeonato del US Open del domingo como favorito por primera vez. El austriaco estaba angustiosamente cerca de lograr su mayor objetivo. Eso le hizo aún más difícil ganar.

“Tal vez ni siquiera fue bueno que haya jugado en finales importantes anteriores”, dijo Thiem. Cuanto más quería Thiem el trofeo, más tenso se ponía.

“Quería tanto este título y, por supuesto, también estaba en mi cabeza que si perdía este, quedaba con récord de 0-4 [en finales de Grand Slam]”, dijo Thiem. “Siempre está en tu cabeza: ‘¿Esta oportunidad volverá alguna vez?’. Esto, aquello, todos estos pensamientos, que no son buenos para jugar tu mejor tenis, para jugar libre”.

Cuando Zverev rompió en el tercer set para acercarse a la victoria, fue un momento difícil para Thiem. Su sueño se estaba desvaneciendo. Pero nunca perdió la esperanza.

“Fue difícil permanecer allí y seguir creyendo. Pero lo hice. Es una final de Slam”, dijo Thiem. “Siempre tuve la esperanza y la expectativa de que en algún momento me liberaría. Afortunadamente, no era demasiado tarde cuando lo rompí en el tercer set. La creencia siempre estuvo ahí. Desde ese momento, cuando recuperé el quiebre [2-2] en el tercer set, la fe se hizo cada vez más fuerte”.

Todo el crédito es para Zverev por jugar algo de su mejor tenis para poner a Thiem en un hoyo profundo. El austriaco esperaba un “partido abierto” cuando caminaba por la cancha. A pesar de liderar 7-2 la serie ATP Head2Head entre ambos, Thiem sabía que se enfrentaba a un enemigo difícil. Incluso después de dar la vuelta al partido y liderar con un quiebre en el quinto set, el segundo sembrado no pudo escapar. Zverev se negó a caer sin luchar.

“La creencia en mí mismo no fue suficiente porque estoy seguro de que Sascha también creía al 100 por ciento”, dijo Thiem. “Dos tipos así jugaron un partido uno contra el otro. Obviamente así es como terminó, en un tie-break en el quinto set”.

Cuando Thiem está en su mejor momento, es capaz de llevarse el partido contra cualquiera en el mundo. Ahora que finalmente ha hecho realidad su sueño, el austriaco cree que podrá rendir a un nivel aún más alto.

“Espero que ahora sea más fácil para mí en los torneos más importantes porque, por supuesto, tenía en el fondo de mi cabeza que tenía una gran carrera hasta ahora, mucho mejor carrera de la que jamás hubiera soñado. Pero hasta hoy todavía faltaba una gran parte, un gran objetivo”, dijo Thiem. “Con este objetivo logrado, creo y espero estar un poco más relajado y jugar un poco más libremente en los eventos más importantes”.

Pase lo que pase en el futuro, Thiem nunca olvidará este momento. Su cuerpo ni un oponente del calibre de Zverev pudieron detenerlo. Nadie podrá llevarse el trofeo de Grand Slam de Thiem.

“Era la primera vez [en] años y años que tenía calambres. Pero supongo que no fueron calambres físicos sino mentales. Estuve súper, súper tenso todo el día en realidad y luego al comienzo del partido”, dijo Thiem. “De alguna manera, la creencia de hoy era más fuerte que el cuerpo y estoy súper feliz por eso”.


Más Historias como esta