© Bildagentur Zolles KG/Christian Hofer

Dominic Thiem es el vigente campeón del Erste Bank Open de Viena.

Thiem: “Defender El Título En Viena No Es Misión Imposible, Pero Casi”

El austriaco es el vigente campeón en el torneo de su país

Cuando tiene su día, Dominic Thiem puede competir frente cualquier jugador del mundo gracias a su poderoso potencia. Pero el campeón en 2019 del Erste Bank Open sabe que repetir misión en esta edición en Viena es una tarea altamente complicada. Y es que el torneo austriaco contará con seis Top 10 del FedEx Ranking ATP.

“Es siempre especial empezar como vigente campeón de un torneo, pero este año es increíble, todo el cuadro”, reconoció Thiem. “Era fuerte y luego llegó Novak [Djokovic] que lo hizo aún más. Es probablemente el mejor torneo ATP 500 de la historia. Defender el título no es misión imposible, pero casi”.

Thiem se aferrará a sus grandes recuerdos de su emotivo triunfo el pasado año para repetir una gran actuación. Nueva años después de debut en la fase previa del torneo con 17 años, el favorito local logró levantar el trofeo.

“Diría que después del US Open ese es aún el mayor título de mi carrera”, advirtió Thiem. “Es probablemente uno de los más emotivos también porque he venido aquí desde que era un niño de cuatro o cinco años como espectador que no entendía el tenis hasta el más apasionado”.

“Para mí todo ocurrió de un año a otro, jugué la previa, luego el cuadro principal como invitado, luego directamente por ranking hasta ser cabeza de serie. Todo lo que puede ocurrirle a un tenista en su carrera me ha pasado aquí en Viena, hasta ganar el título en 2019. Un sueño de la infancia hecho realidad”.

En tres de los cinco partidos que el austriaco disputó en este ATP 500 el pasado año, tuvo que levantar un 3-6 en el set inicial. Entonces como No. 5 del mundo, fue capaz de pelear en cada uno de ellos para acabar batiendo a su buen amigo Diego Schwartzman en la final.

Thiem se siente bien antes de su primer torneo desde que firmó los cuartos de final en Roland Garros. Su camino en Viena no será sencillo. Empezará su andadura ante el ex No. 4 del mundo Kei Nishikori. El japonés lidera la serie ATP Head2Head por 3-2.

“Me siento bastante bien de nuevo. Fue bastante poco tiempo el que pasó entre el US Open y Roland Garros, pero lo manejé bien. Di todo lo que tenía. Obviamente, estaba completamente vacío después de Roland Garros, así que me tomé una semana para no hacer nada y también reflexionar sobre el título en el US Open”, apuntó Thiem. “Me marqué nuevos objetivos, y está claro que tengo ganas de este torneo en Viena”.

Thiem se metió mucha presión para ganar un Grand Slam, especialmente tras caer en una ajustada final en el Abierto de Australia frente a Novak Djokovic en el quinto set. Sintió aún más esa presión cuando Djokovic cayó eliminado en el US Open. Pero ahora Thiem es campeón de Grand Slam y se ha liberado de cualquier carga para volar a cotas más altas.

“Han sido 18 meses sensacionales, pero también 18 meses duros para mí porque me puse mucha presión”, señaló Thiem. “Todo eso no fue fácil y, por supuesto, estoy muy feliz de acabar ganando el torneo y mi mayor sueño, mi mayor objetivo que he tenido nunca en mi carrera tenística se convirtió en realidad. Las cosas son un poco más fáciles. Estoy un poco más relajado desde entonces. Estoy feliz y emocionado por todo lo que viene por delante”.

Más Historias como esta