© JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images

Rafael Nadal abraza el trofeo de campeón del US Open 2019.

Un Partido Que Marca La Historia

Carlos Moyà y Francis Roig ubican la victoria de Nadal en el US Open

Hay partidos que pueden marcar la historia del deporte para bien o para mal. Impulsan como trampolín en un salto directo hacia el Olimpo o consumen de un sorbo la energía y la confianza. Este domingo en el US Open, la línea que separó a Rafael Nadal de ganar o perder la final fue muy fina. Tanto que poco después de parecer tener el título de su lado en tres sets, unas horas más tarde luchaba por mantenerse con vida en el quinto ante un pletórico Medvedev. Tras cuatro horas y 50 minutos, el español firmó el decimonoveno trofeo de Grand Slam de su carrera, su cuarta corona en Flushing Meadows, para dar un zarpazo en la batalla entre los más grandes.

“Estos son partidos que pueden cambiar la historia”, no dudó en reconocer Francis Roig a ATPTour.com, después de que el manacorense quedase a sólo un Grand Slam de Roger Federer (20). “Ya hemos pasado por este tipo de partidos y hoy nos tocaba ganar. Creo que la historia nos debía una y hemos ganado”, continuó el entrenador del español. En la memoria más reciente aún se mantiene vivo el recuerdo de la final del Abierto de Australia 2014, cuando no pudo competir frente a Stan Wawrinka por un pinchazo en la espalda, o en ese mismo escenario las finales perdidas a cara o cruz ante Novak Djokovic en 2012 o Federer en 2017.

“No sabes cuántas oportunidades como esta quedan”, añadió Carlos Moyà desde Nueva York. “Rafa las va buscando y se trata de aprovecharlas a estas alturas de su carrera, pero está claro que perder una final de Grand Slam duele”, indicó sobre la posibilidad de haber dejado escapar finalmente la victoria en un quinto set en el que llegó a salvar hasta tres puntos de break al comienzo del parcial. “Es increíble lo que ha conseguido Rafa. Lo ha tenido ganado en tres sets, lo ha tenido perdido en cinco, siempre ha tenido esa capacidad de sobreponerse en los momentos en los que ves que es muy difícil. Esta vez lo ha vuelto a conseguir”.

Sobre el papel, la final carecía de la mística de otros duelos más recientes frente a Djokovic o Federer. Pero en Flushing Meadows firmó, probablemente, una de las más emotivas de su carrera. “Como emocionante y por lo que significa, desde que yo estoy en el equipo, es la victoria más grande”, confesó Moyà. “Las cuatro finales de Grand Slam anteriores que he vivido, unas fueron duras y otras no tanto, pero lo que ha significado esta, siendo además en pista rápida, para mí ha sido la que más”. Y es que antes de este US Open sólo había resuelto dos partidos por el título en cinco sets hasta entonces: Wimbledon 2008 y Abierto de Australia 2009 (ambos contra Federer).

“La euforia viene determinada por cómo ha sido el partido”, señaló Roig que ha vivido los éxitos en el banquillo de Nadal desde prácticamente el inicio de su carrera. “Desde el momento en el que no estaban Federer y Djokovic se le puso la etiqueta de favorito, había mucha presión y al final se nos ha complicado. Te alegras mucho por ganar y llegas a pensar que ese partido no se podía perder”, reveló el técnico sobre la batalla que presenció en la Arthur Ashe. “Medvedev llevaba de un verano que se le hace difícil perder. Fue dando cada vez más nivel, mientras que Rafa a pesar de jugar cada vez mejor, le costaba más. No veíamos hueco, pero ha demostrado otra vez que es un gran competidor. Fue un partido épico”.

También Podría Interesarle: Nadal Iguala A Federer Y Djokovic En Grandes Títulos

Y si en algo coinciden los dos entrenadores del balear de 33 años es que Nadal ofreció en el último partido del torneo el mejor nivel de la quincena. “Ha sido un partido muy emocionante, con muchas alternativas. No he podido estar tranquilo en ningún momento. Creo que se ha visto mucho nivel. Rafa, por momentos, ha jugado al mejor nivel del torneo. Enfrente tuvo a un jugador que sabíamos de lo que era capaz, la roca que es”, advirtió Moyà.

“Sinceramente, el mejor Rafa del torneo se ha visto en el cuarto y quinto set. Él se ha dado cuenta y, cuando más difícil lo tenía, ha dado su mejor versión. Empezó a tirar mucho, con precisión, sobre todo con la derecha que le gusta tener y al final del partido ha encontrado ese drive ante un muro que corría de lado a lado”, cerró Roig como definición de un partido de los que marcan la historia de este deporte.

Buy 2019 US Open Tennis Tickets