© Carmen Mandato/USTA

Pablo Carreño Busta llega a 15 victorias en el US Open en su carrera luego de superar el miércoles a Krueger en 2R.

Carreño Vuelve A 3R Del US Open

El español se cita con Berankis. ¿Cuadro abierto para el español? Él mismo responde.

Pablo Carreño Busta tiene una conexión especial con el US Open: aquí ha ganado su primer partido de Grand Slam (v. a Beck en 2014), aquí ha conseguido el mejor resultado de su carrera en este tipo de torneos (semifinales en 2017) y aquí también ha ganado la mayor cantidad de partidos en un solo major. Ya son 15 triunfos en Flushing Meadows, luego de derrotar este miércoles en segunda ronda al local Mitchell Krueger por 6-1, 6-2, 6-2 en una hora y 32 minutos.

“Me encuentro muy cómodo jugando en este torneo”, aseguró el español de 29 años. “Pero no solo aquí en el US Open, sino en Estados Unidos en general, en Indian Wells, en Miami, en Winston Salem, en Cincinnati. Las pistas, la bola, las condiciones no sé por qué me siento tan bien. También el público, aunque ahora no hay e igual sigo ganando y jugando bien, que es lo importante al final”.

El español jugó un partido casi perfecto desde las estadísticas, sin ofrecer oportunidades de quiebre, perdiendo pocos puntos con su saque en el partido (solo ocho) y ganando el servicio del Wild Card estadounidense en seis ocasiones. Un alivio para el vigésimo preclasificado en términos de físico y confianza luego de un difícil debut ante Uchiyama que ganó en el quinto set.

“Era importante ganar, pero si se podía hacer más fácil que el otro día era mucho mejor”, reconoce tras su primer encuentro con Krueger. “La verdad es que me he encontrado bien físicamente. Ayer me levanté cansado luego del partido de más de tres horas en primera ronda, pero hoy me levanté al 100%, y el partido de hoy no me ha exigido un gran esfuerzo ni físico ni mental, lo cual es bueno de cara a los próximos partidos para ir guardando fuerzas que más adelante necesitaré”.

También Podría Interesarle: Davidovich Da Un Salto De Calidad En El US Open

Con este resultado, el No. 27 del FedEx ATP Ranking consigue su duodécima clasificación a tercera ronda en Grand Slams, y la quinta en el US Open en su séptima participación en este evento. Ahora buscará su primer avance a octavos del torneo desde su fantástica quincena en 2017 cuando alcanzó las semifinales sin perder sets antes de quedar eliminado en manos de Kevin Anderson.

Su próximo rival será el lituano Ricardas Berankis, quien viene de batir al estadounidense Steve Johnson por 7-5, 6-2, 1-6, 7-6(1). Carreño tiene récord positivo de 1-0 con Berankis después de vencerlo en 2R del US Open 2019.

“Ya jugué contra él aquí, es un jugador con mucho ritmo, mucho peloteo. No será fácil, es tercera ronda de Grand Slam. Tendré que preparar muy bien el partido y salir a tope”, añade Carreño, ilusionado por su aparente favoritismo para citarse en octavos con Novak Djokovic o Jan Lennard Struff, luego de la eliminación prematura del mejor clasificado en su sección del cuadro, John Isner. “Me espera un duelo más exigente si gano en tercera ronda. Pero primero hay que ganar para llegar a esa ronda”.

En tanto, este miércoles entregó dos caídas para los tenistas argentinos y ya no quedan esperanzas celestes y blancas en singles en Nueva York. Más temprano, Federico Coria se despidió en la segunda derrota con una caída frente al británico Cameron Norrie por 6-3, 6-4 y 6-4, verdugo de Diego Schwartzman en su debut, y entrenado por el argentino Facundo Lugones. Por su parte, Londero estuvo cerca de dar el golpe ante el cabeza de serie No. 25 Borna Coric antes de caer por 7-5, 4-6, 6-7 (5-7), 6-2 y 6-3, en 4 horas y 19 minutos. 

Asimismo, el chileno Cristian Garin no pudo repetir la hazaña del debut y cayó en un disputado encuentro ante el kazajo Mikhail Kukushkin por 6-2, 6-1, 3-6, 4-6 y 7-5, en tres horas y 58 minutos de juego. Garin se había logrado reponer de los dos primers sets adversos y llegó a liderar el set final por 3-1, antes de que Kukushkin remontara y pusiera en cancha todo su extenso rodaje en el Tour para quedarse con el triunfo. 

Más Historias como esta