© Andrew Ong/USTA

Alejandro Davidovich Fokina ha firmado su mejor resultado en un Grand Slam en esta edición del US Open.

Davidovich Sigue Construyendo Su Sueño Americano

El español accedió a cuarta ronda del US Open tras batir a Norrie

Era una oportunidad de oro para llegar más lejos que nunca en un Grand Slam y Alejandro Davidovich Fokina no estaba dispuesto a dejarla escapar. Partido a partido ha ido construyendo su particular sueño americano para presentarse en la cuarta ronda del US Open. El español superó a Cameron Norrie por 7-6(2), 4-6, 6-2, 6-1, en dos horas y 43 minutos.

“¿Has digerido ya que estás en octavos de final de un Grand Slam?”, le preguntaron poco después de salir de la pista. “¡No me ha dado tiempo!”, respondió con una carcajada. “He salido de la pista, me he duchado rápido y he venido aquí. Ahora me voy a calmar, voy a estirar y a comer. Haré algunas llamadas y a descansar porque creo me va a tocar sufrir en la siguiente ronda”.

El andaluz, que se estrenó con su primera victoria en los torneos de esta categoría en el Abierto de Australia a comienzos de esta temporada, ha sumado tres más a su casillero (4-2 en Grand Slam). En Flushing Meadows tenía un horizonte propicio para lograr un gran resultado. Y la noche anterior al partido frente a Norrie no fue una más.

“Ayer casi no dormí, estaba muy nervioso”, reconoció sobre las horas previas al choque. “Esta mañana tenía un nudo en el estómago y he tenido que llamar a mi psicólogo [Antono de Dios], porque estaba muy nervioso. Me ha tranquilizado y me ha dado un par de consejos”, continuó su relato. “Le he dicho que tenía desde el calentamiento un nudo en la barriga y me ha dicho que disfrutase, que aceptase ese nudo en la barriga y no pelease contra esos nervios que me podían traicionar”.

También Podría Interesarle: Buscando la calma sin perder la locura: así ha roto Davidovich Fokina su techo

El No. 99 del FedEx Ranking ATP fue de menos a más en el partido hasta tomar el control. Tanto Davidovich como Norrie estaban ante su primera posibilidad de acceder a la segunda semana de un Grand Slam, pero fue el español quien supo manejar los nervios mejor que su rival.

“Acepté la situación y de esta forma salió mi juego. En el partido no me he puesto nervioso y he disfrutado de cada punto. Ha sido muy duro, aunque el resultado parezca relativamente fácil. Un zurdo como él, que sacaba bastante bien, me ha resultado complicado, pero he estado tranquilo y he disfrutado”, relató sobre el encuentro.

Y eso que fue Norrie quien parecía estar en mejor posición para asestar un golpe definitivo al encuentro. Después de hacerse con el segundo set, el británico firmó un break para adelantarse 2-1 en el tercero. Sin embargo, cuando sacaba para consolidar la ventaja, Davidovich soltó el brazo, agresivo desde el fondo respondió con otro break. A partir de entonces enlazó ocho juegos seguidos que le acercaron a la victoria.

“No me he enfadado en ningún momento, si fallaba algún punto. He seguido jugando. Estoy con mucha confianza, sacando mi tenis que es lo que importa y con mi equipo estoy muy contento y satisfecho”, reveló el jugador nacido en Marbella hace 21 años, que en la cuarta ronda se medirá ante el favorito No. 5 Alexander Zverev.

Más Historias como esta