© Garrett Ellwood/USTA

Carlos Alcaraz conectó 61 winners para derrotar a Stefanos Tsitsipas en el US Open.

Alcaraz Sorprende A Tsitsipas En El US Open

El español superó en cinco sets al No. 3 del mundo

Carlos Alcaraz escribió este viernes la página más importante de su carrera, sin lugar a dudas. Para llegar a los octavos de final del US Open, el #NextGenATP superó a Stefanos Tsitsipas 6-3, 4-6, 7-6(2), 0-6, 7-6(5) y con 18 años alcanzó por primera vez la segunda semana de competición en un Grand Slam.

Con la victoria, Alcaraz se convirtió en el jugador más joven en alcanzar la cuarta ronda de un Grand Slam desde 1992.

El No. 55 del FedEx ATP Rankings es el jugador más joven en vencer a un oponente Top-3 en un grande desde que Michael Chang, de 17 años, derrotó al No. 1 del mundo Ivan Lendl y al No. 3 del mundo Stefan Edberg en Roland Garros en 1989.

“Creo que sin esta grada no tendría la posibilidad de haber ganado este partido”, dijo Alcaraz en su entrevista en la pista. “Estaba abajo al comienzo del cuarto set, así que gracias a la gente por empujarme. Es una sensación increíble”.

También Podría Interesarle: Medvedev Refuerza Su Candidatura Ante Andújar

Alcaraz, cuya mayor victoria anterior fue contra el entonces No. 14 del mundo David Goffin en el Great Ocean Road Open en febrero, jugará a continuación ante Peter Gojowczyk después de que el alemán derrotara al sueco Henri Laaksonen 3-6, 6-3, 6-1, 6 -4.

El pupilo de Juan Carlos Ferrero es el jugador más joven en alcanzar la cuarta ronda en un grande desde Andrei Medvedev, de 17 años, en Roland Garros en 1992 y el más joven en Nueva York desde Chang, de 17 años, en 1989. El español ahora tiene un récord de 2-0 en partidos a cinco sets

“Esta victoria significa mucho para mí”, aseguró Alcaraz. “Es el mejor partido de mi carrera. Vencer a Stefanos Tsitsipas es un sueño hecho realidad”.

Sin dejarse impresionar por el escenario (su primera vez en la pista Arthur Ashe) o el rival (No. 3 del FedEx ATP Rankings), Alcaraz comenzó el partido dominando por 4-0, con un doble break que actuó como perfecta carta de presentación de su potencial. Tsitsipas, sin embargo, no perdió la calma, ni mucho menos.

El griego se fue asentando poco a poco y eso se tradujo en el marcador al ganar tres juegos consecutivos, reduciendo la ventaja con su joven rival.

Ante eso, Alcaraz reaccionó como los grandes: ganó su saque (5-3) y aprovechó la ocasión al resto para conseguir otra rotura de servicio, que además le valió para amarrar e primer parcial frente a uno de los favoritos a ganar el torneo, cometiendo tan solo cuatro errores no forzados.

Tras hacerse con esa manga inaugural, Alcaraz mantuvo el dominio y se puso 3-0. Contra las cuerdas, Tsitsipas sacó su mejor versión, ganando cuatro juegos consecutivos para ponerse 4-3 y su servicio, una renta que le valió para empatar el encuentro ganando el segundo set.

Subido a esa ola de confianza, Tsitsipas pareció recuperar el control en los compases iniciales de la tercera manga. El griego, muy agresivo, dispuso de tres bolas de set con 5-2, una brecha prácticamente insalvable para cualquier otro. Entonces, Alcaraz sacó una versión de campeón brillante.

Desde ese 2-5, el español fue sumando juegos hasta poner el 5-5, llegando luego al desempate. Animándose sin tregua, el español dominó el tie-break y se colocó a un solo set del triunfo, con la pista Arthur Ashe rendida a sus pies.

Lejos de tirar la toalla, Tsitsipas subió una marcha más y se llevó el cuarto parcial sin contemplaciones, endosándole un rosco a Alcaraz.

El quinto set exhibió lo mejor de cada uno de los dos tenistas, pero el español supo mantener la calma en los momentos clave para coronar otro desempate de manera agónica, consiguiendo celebrar la victoria ante una grada entrega a la garra del joven español.