© Julian Finney/Getty Images

Roger Federer y Rafael Nadal se enfrentaron en las semifinales de Roland Garros en junio.

¿Por Qué Cree Federer Que Nadal Es Muy Peligroso?

El suizo analiza su inminente choque de semifinales en Wimbledon.

En una de las rivalidades más intensas de todos los tiempos no hay lugar para los secretos. Roger Federer afrontará las semifinales de Wimbledon con una consciencia absoluta. Ningún detalle sorprenderá al suizo cuando vea salir a Rafael Nadal a la hierba de la Centre Court, un escenario que les ha mantenido separados desde la histórica final de 2008. Con una tregua de 11 años en la capital británica, la expectativa es absoluta en Londres donde un triunfo más significará la lucha directa por la copa.

Federer quiere terminar de cimentar su candidatura a un noveno trofeo y extender su leyenda en el All England Club. El de Basilea, que ha ganado los 10 partidos disputados este año sobre césped, sabe que tendrá al otro lado de la red a un jugador hirviente. Con una capacidad de adaptación absoluta al verde que forra Londres.

“Rafa ha mejorado mucho durante años en esta superficie”, reconoce el ocho veces campeón de Wimbledon, testigo directo de la evolución de su adversario. Si años atrás el reto era contener a un rival de piernas incansables y energía por doquier, ahora asumirá la potencia de un rival bastante más directo. “Está jugando de una manera muy diferente a como solía hacerlo. No nos hemos enfrentado desde hace mucho tiempo sobre hierba, pero está sacando de un modo diferente. Recuerdo como solía servir y ahora lo está haciendo con más autoridad. Sabe terminar los puntos bastante más rápido”.

También Podría Interesarle: Carlos Moyà: “No hay favorito, jugando así Nadal no es inferior a nadie”

La historia de ambos en Londres es bien conocida por los esplendoroso de los momentos. Tres finales enmarcadas en la historia del torneo. Federer ganó las dos primeras (2006-07), protegiendo con el alma su reducto más preciado. Nadal se impuso en la tercera (2008), demostrando que su juego rompería las cadenas de cualquier escenario, incluso en el más blindado de todos.

Once años después del último duelo, las cartas vuelven a estar sobre la mesa. “Impresiona ver lo sano que se ha mantenido”, reconoció Roger sobre su rival, en un nivel formidable ya cumplidos los 33 años. “Escuchaba muchos comentarios del tipo ‘es el final’ en 2008. Algo similar conmigo en 2009. Pero aquí seguimos todavía. Es muy bonito que nos volvamos a enfrentar”.

Será el capítulo No. 40 de una historia impresionante. Una rivalidad que Nadal domina por 24-15 en el historial FedEx ATP Head2Head. Y la temperatura está asegurada. En las semifinales de Roland Garros el español puso fin a cinco triunfos consecutivos del suizo, la racha más extensa de Roger desde que ambos se conocieron. ¿Qué impacto podrán tener esos duelos previos en el choque del viernes?

“El de Roland Garros no creo que demasiada” se arrancó Roger, trazando una línea bien definida entre París y Londres. Como si se hablase de dos mundos distintos. “Las condiciones fueron ligeramente diferentes. Hacía mucho viento, fue algo tremendo. No he escuchado que vaya a pasar lo mismo este viernes. Espero que no suceda aunque eso sería divertido”, bromeó el suizo. “Quizá la final del Abierto de Australia. Obviamente tendrán que ser los partidos a cinco sets. Pero no importa en cualquier caso. Se trata de lo bien que ambos hemos jugado hasta ahora. Espero poder conseguir la victoria”.

“Va a ser duro. Rafa puede hacer daño a cualquiera en esta superficie. Es así de bueno. Todos sabemos que no es únicamente un especialista en tierra batida”.

Las armas estarán en todo lo alto y el All England Club ya se engalana para retroceder al pasado. El partido de siempre en el escenario que lo hizo eterno.

Follow Wimbledon

Más Historias como esta