© Manuel Queimadelos/Mallorca Open

Rafael Nadal buscará el viernes la final de Wimbledon contra Roger Federer.

Carlos Moyà: “No hay favorito, jugando así Nadal no es inferior a nadie”

El ex No. 1 del mundo analiza el partido de semifinales contra Roger Federer

Desde su casa, Carlos Moyà (Palma de Mallorca, España; 1976) asiste a una exhibición tras otra. El ex No. 1 del mundo, uno de los entrenadores de Rafael Nadal, no está en Wimbledon porque es un torneo que le corresponde hacer a Francis Roig, como lleva ocurriendo desde que el mallorquín entró a formar parte del equipo técnico de tenista en 2017, pero sigue todos los encuentros del campeón de 18 grandes por televisión con satisfacción: Nadal, que se mide este viernes a Roger Federer, está preparado para aspirar a todo en Londres.

Usted entrenó la primera semana con Nadal en Mallorca.
Ha mejorado mucho en no darle importancia a lo que no la tiene. La semana de Mallorca fue una adaptación a la hierba, nada más. Los entrenamientos los hizo casi todos conmigo, haciendo ligeros cambios tras mucho tiempo jugando en tierra batida. Esa semana no es para estar perfecto, es para adaptarse después de un año sin jugar en hierba. Luego vino la semana previa a Wimbledon, donde tocó hacer partidos y pasar horas en la pista en Londres. Y después el momento de estar preparado para cuando empezó el torneo. Se lo digo muchas veces a Rafa. No tiene que estar perfecto todos los días, tiene que estarlo cuando empieza el torneo, y muchas veces en las dos o tres primeras rondas tampoco es necesario.

Aquí sí.
Aquí sí que ha hecho falta. Es uno de los pocos torneos donde realmente ha necesitado estar al 100% desde el principio, sobre todo por el sorteo y por ser sobre hierba. Lo más importante es que el ha aprendido también ha dosificar eso, entendiendo que la semana de Mallorca no iba a poder desplegar su mejor tenis, pero que tampoco lo necesitaba. Eso le ha servido para dar un paso adelante.

La segunda ronda con Nick Kyrgios era más que una segunda ronda.
Era el peor sorteo posible. A nivel mental, lo que te exige Kyrgios… Es un jugador que ya le había ganado en esas circunstancias, en el mismo escenario en 2014, y también la última vez en Acapulco. Es un tenista muy peligroso para cualquiera, el partido que todo el mundo quiere evitar. ¿Lo bueno? Que si ganas pasa lo que ha pasado luego, que Rafa se ha soltado y ha comenzado a jugar a un nivel muy alto. Eso lo bueno de tener un sorteo malo. Si lo superas, te da confianza para el futuro.

Podemos decir que ha sido un punto de inflexión.
Sí. Superar un test con Kyrgios en el segundo partido le ha dado la confianza para luego jugar este tenis.

¿Qué es lo mejor que está haciendo?
Lo está haciendo todo bien. Sacar, restar, jugar con un ritmo de bola muy alto, defender cuando toca… Yo estoy en casa, y cuando voy viendo las jugadas pienso cómo lo haría o dónde debería tirar la pelota. Y es que lo está haciendo todo como creo que debería. Que eso no quiere decir que yo tenga razón, pero… Está jugando a un nivel espectacular.

¿Como nunca?
El año pasado jugó muy bien. Cada vez está creyéndose más que en hierba puede ser muy efectivo. En 2017, tuvo dos sets malos con Muller y no pudo recuperarse, pero ya estaba jugando muy bien. El año pasado se convenció a sí mismo de que podía volver a ganar Wimbledon, y estuvo muy cerca de conseguirlo. Eso ha sido clave para estar jugando así. Su juego es muy válido en esta superficie, casi diría que es su segunda mejor superficie.

También Podría Interesarle: Bautista Quiere Reforzar Su Papel De Bestia Negra De Djokovic

Con Federer se midió hace unas semanas en Roland Garros. ¿Cómo cambia enfrentarse en tierra a hacerlo en hierba?
Especular y defender en hierba es más complicado. El que pega primero es el que tiene más opciones de llevarse el punto. Al final, el césped premia la agresividad. Siempre hay que intentar jugar a favor de la superficie en la que compites. En tierra puedes elaborar más el punto, no arriesgar tanto. La hierba es todo lo contrario. Dentro de un orden, Rafa lo está haciendo muy bien. Contra Federer no cambiaría nada de lo que está haciendo. Ha jugado un tenis perfecto en esta superficie. Está claro que tendrá delante un rival muy duro, pero no debe cambiar nada.

¿Es mucho más favorito?
No hay favorito, jugando así Nadal no es inferior a nadie. Es un partido abierto. Estando bien, Rafa es favorito como el que más, sin importar la superficie. Si está bien suele ser favorito en todos los partidos. No lo veo inferior a nadie, sinceramente.

Nadal llega al partido con la distancia más corta en siempre en grandes (18-20). ¿Puede pesar?
Hay que olvidarse de eso, aunque no sea fácil. La gente de fuera siempre está pensando en ello, pero cuando salga a jugar Rafa verá en Federer un rival de toda la vida, un contrario especial. Hay una historia de hace muchos años. Probablemente es la rivalidad más importante de la historia. Pero no debería pensar para nada en lo otro, solo tiene que estar concentrado en jugar y buscar la forma de hacerle daño a Federer.

¿Hace mucho que no ve la final de 2008?
Sí, pero no es referencia. Son dos jugadores bastante distintos a los de entonces. Han cambiado mucho. Que estén entre los tres primeros, 11 años más tarde, significa que ha habido una evolución. Hay rivales nuevos, más jóvenes, mejores atletas, pero no más inteligentes. Y al final, tanto Rafa como Roger son jugadores que entienden mucho mejor el juego ahora que en el pasado. En eso sí que han cambiado.

Aquel día el partido se decidió en cinco sets. ¿A quién beneficiaría hoy?
Históricamente debería beneficiar a Rafa, pero ya vimos lo que pasó en la final del Abierto de Australia e 2017. Nadal también ha entendido que el juego cada vez va a menos tiros, por mucha incomodidad que eso pueda ocasionarle. Puntos cortos, partidos cortos, poco desgaste. Y hay algo claro. Si Federer no quiere alargar el partido, el partido no se alargará. El que es muy agresivo tiene la sartén por el mango en cuanto a dictar el ritmo del encuentro. Si quiere ser ultragresivo, se acabaran pronto los intercambios. Siempre estás en mano.

Follow Wimbledon

Más Historias como esta