© 2019 Getty Images

Francis Roig asiste a Rafael Nadal durante el entrenamiento previo a las semifinales de Wimbledon.

Roig: "No Podemos Dejar Jugar A Roger"

El técnico valora a Rafa antes de las semifinales en el All England Club.

Que Wimbledon se acerca al desenlace ya no es ningún secreto. Cualquier vistazo al All England Club basta para comprobarlo de primera mano. Las pistas parecen pizarras al final de curso, con la hierba reventada a pisotones decididos. Los jugadores comienzan a ser excepción, con supervivientes contados donde antes hubo un pelotón. Y las sesiones de entrenamiento, refugiadas en el anexo en el inicio del torneo, se celebran en la canchas adyacentes a la Centre Court, el escenario que albergará ya el resto de los duelo camino del trofeo.

En la cancha No. 7 se ejercita Rafael Nadal bajo un jueves soleado, la antesala de la gran semifinal que volverá a enfrentarlo al suizo Roger Federer. Once años después de un encuentro eterno, la gran final de 2008 grabada en oro en la historia del torneo, el español afronta un reto de dimensiones mayúsculas. Volver a pelear por la copa dorada en la capital británica.

En una sesión que se estira durante una hora y 40 minutos, una de las más larga de todo el torneo, el dos veces campeón se esmera con una fruición absoluta. Todo sucede ante la mirada de Francis Roig, que guía una sesión destinada a asumir el juego del mayor ganador en la historia del torneo. Un reto cuya dificultad no hace falta explicar. Al cierre del entrenamiento, el técnico atiende a ATPTour.com con las ideas bien ordenadas.

También Podría Interesarle: Carlos Moyà: “No hay favorito, jugando así Nadal no es inferior a nadie”

¿Cómo ha quedado Rafa después del test de Querrey?

Está genial. Consiguió empezar muy bien otro partido, imponiendo un ritmo muy alto. Sam solo era capaz de ganarnos los puntos con el servicio. Tuvo la suerte de romper en un partido donde eso era muy complicado. Cuando todo iba muy bien, falló una derecha sencilla. Esto puede suceder en cualquier momento. Cuando empiezas en hierba es difícil que haya tanta diferencia de entrada. De ahí el mérito que Rafa lo haya conseguido varias veces en este Wimbledon. Pero esto también es peligroso. A veces ganas 6-0 un set, y por ir 1-1 a continuación, que es normal, parece que hayan cambiado las cosas.

Rafa pasó de jugar muy bien a tener el partido controlado. De repente, Sam empezó a jugar mejor y el partido estaba donde tenía que estar. Porque era un partido complicado. Entonces parece que todo vaya a peor. Por suerte, Rafa lo supo gestionar bien. El primer set fue muy importante y haberlo ganado le dio mucha ventaja. Tuvo incluso un 15-40 que salvó al servicio, ahí se vio que estaba para todo. Sacó y restó muy bien, el servicio en momentos clave fue excelente.

“No soy mejor jugador. He perdido cosas y he ganado cosas”, defendió Rafa comparándose con el 2008.

Totalmente. Es un discurso que defendemos últimamente. Lo tengo clarísimo: Rafa está haciendo cosas que antes no hacía, pero también ha perdido algunas. A nivel físico evidentemente no es lo mismo tercer 33 años que 22. Cuando eres joven, mentalmente puedes jugar más despreocupado, todo te viene de nuevo. Cuando eres mayor eres más responsable en pista, tienes más miedos porque has pasado momentos más críticos… Es más complicado tener buena cabeza cuando sabes jugar más. ¿Es mejor el Rafa de hoy que el de 2008? No lo sé, no puedo decir quién ganaría. Pero que hoy día hace más cosas que antes, sin lugar a dudas.

El partido de mañana era complicado de imaginar hace apenas unas semanas.

Sin duda. En Montecarlo y Barcelona estábamos en un momento bajo. Había venido lesionado de Indian Wells y llevaba tiempo sin jugar. No tenía esa chispa y esa ilusión que le hace diferente. Estaba un poco desmoralizado. El día que perdió con Thiem vino al vestuario y nos dijo que no nos preocupáramos. Se había visto bien, que solo le faltaban partidos ganados y que tuvo situaciones que hubiera aprovechado si hubiera tenido esas victorias en las piernas. Nos aseguró que volvió a disfrutar. En Madrid ya jugó mejor, y no tuvo más éxito porque sabemos que allí el control no se puede tener siquiera en tierra. El año pasado también sucedió.

En Roma al ganar a Djokovic se produce un antes y un después en Rafa. Un punto clave para ir a Roland Garros. Allí gana y después ya todo es una rueda. La confianza se queda en él porque ya ha cumplido este año. Ganar un Grand Slam es mucho. Nunca puede ser un fracaso un año habiendo ganado un grande. Esto te da una tranquilidad tremenda. Al llegar aquí, tras haber jugado bien los dos últimos años, tenía otro motivo para sentirse convencido. Cuando viene aquí ya ha borrado ese tema de la primera semana.

“El momento de la presión Roger y yo la hemos pasado. Ahora es ilusión por conseguir algo más”.

Creo que los dos saldrán sabiendo que han hecho carreras increíbles. Pero evidentemente en el momento del partido es indudable que saldrán con nervios. La experiencia también es un grado. Entiendo que esos nervios los controlarán y que en momentos puntuales del partido hay otro tipo de nervios. Creo que ambos están haciendo un buen tenis. No será un hándicap para ninguno de los dos estar más o menos tenso. Están en semifinales, llevan muchos partidos y esto al final da tranquilidad. En función de cómo vaya el partido, alguno aguantará mejor la presión que el otro.

¿Cuál es la clave para un partido así?

Siempre que juegas en hierba el saque y el resto son fundamentales, una cosa viene con la otra. Siempre que digo que ante gente que saca bien, uno debe enfocarse en aprovechar los momentos en que meten pocos primeros. En los segundos servicios se marca la diferencia para romper. Cuando te saca Federer cuatro primeros es muy difícil romperle. Hay que estar atento en esos pequeños momentos. Y luego, es obvio que a Federer no le puedes dejar jugar. Rafa lo está haciendo muy bien, está jugando agresivo y largo, buscando todas las direcciones, tanto de derecha como de revés.

Creo que no será el típico partido en que se le busque el revés. En hierba es diferente. Roger por el revés está encontrando muy buenas soluciones. En Roland Garros hubo momentos en que era mejor jugarle por la derecha. Con el viento lo hacía peor por el revés. Hay que intentar que se vea presionado, que no tenga oportunidades para ir adelante. Habrá que meter buenos passings y estar concentrado con el saque. Sabemos que nos va a apretar en el resto. No habrá secretos. Se conocen mucho, el que esté más acertado creo ganará. A día de hoy es un partido muy igualado.

¿Hay favorito en estos partidos?

Yo creo que no, en serio. Es cierto que la superficie se le da mejor a Federer, pero Rafa ha demostrado llegar muy bien. Ha ganado dos partidos que son enormes escollos como Kyrgios y Querrey. Los ha ganado con solvencia. Y esto también Roger lo sabe. Daría un 50% a cada uno.

¿Han seguido de reojo a Roger?

Sí, siempre te fijas. Ves cómo va jugando. Si digo la verdad, hemos enfocado el entrenamiento de hoy a lo que nos podemos encontrar mañana. Del partido todavía no hemos hablado, ahora lo haremos por la tarde. Miraré vídeos para ver si podemos sacar algún detalle más. Siempre hay algún torneo en el que puedes rescatar algo y hay partidos en los que puedes encontrar estos pequeños detalles que pueden ayudar a Rafa. Se conocen mucho pero alguna cosa diferente siempre hay. Se conocen mucho, pero si Rafa logra salir a pista con alguna idea fija, eso te da más seguridad a la hora de ejecutar. Tiene que estar convencido de que aquello va a funcionar.

¿Se habla mucho antes de un duelo como este?

Hablamos. Hay momentos. Claro que debatimos. Rafa da su opinión y nosotros la nuestra. No van a haber muchos cambios, porque Rafa se ha hecho un buen patrón de juego. Ha tirado y ha movido mucho al rival, y eso es bueno también de cara a enfrentar a Roger. Tenemos que revisar por ejemplo por dónde está sacando mejor. Rafa es zurdo y esto afecta un poco. Puede haber golpes que Roger esté pegando mejor. Ahora mismo no tengo la capacidad para decirlo pero si revisas tres o cuatro partidos, como voy a hacer, eso te puede ayudar. Es la última tarea.

Follow Wimbledon

Más Historias como esta