© Remy Chautard

Ymer Crece De La Mano De Soderling

La estrella de la #NextGenATP habla luego de conquistar el Challenger de Mouilleron-le-Captif.

Comenzó con un revés paralelo. Los ojos de Elias Ymer se agrandaron cuando su oponente dejó una derecha corta. Al entrar en la línea de base, echó su cuerpo para adelante y conectó la bola con prolijidad.

Ymer dejó escapar un rugido ensordecedor, repetido por su entrenador Robin Soderling, quien levantó los puños en señal de aprobación. Un minuto después, la multitud del Vendespace Arena se unió al dúo sueco en la celebración del cuarto título ATP Challenger Tour del jugador de 21 años.

Los organizadores del torneo en Mouilleron-le-Captif asaltaron la cancha para organizar la presentación del trofeo, mientras Ymer y Soderling saboreaban el momento, deleitándose en su último triunfo.

Para el sueco mayor, la satisfacción de presenciar la victoria de su joven pupilo se hizo aún más dulce por su ejecución disciplinada durante toda la semana. Cada punto, independientemente del marcador y la situación en el partido, requiere del mismo nivel de agresión y energía. Ese es el enfoque que el ex No. 4 del mundo llevó a la cancha a lo largo de sus 10 años de carrera y eso es exactamente lo que espera de su alumno.

“Un entrenador es muy importante, pero no puedo llevar a nadie. Él tiene que adaptarse a tu personalidad y tiene que haber química entre ambos. No encontré ninguno así hasta que me puse en contacto con Robin”, dijo Ymer a ATPWorldTour.com. “Me dice todo el tiempo que sea constante, pero que sea agresivo. Hemos tenido un muy buen comienzo”.

Ese comienzo ha sido más que fructífero para el dúo, ya que se unieron por primera vez en julio. Desde entonces, la estrella de la #NextGenATP ha logrado un récord de 18-7 en el ATP Challenger Tour, incluyendo títulos en la arcilla de Cordenons, Italia, y en las canchas duras bajo techo de Mouilleron-le-Captif, Francia, el domingo pasado. Su exitosa racha lo ha visto ganar casi 150 lugares en el Emirates ATP Rankings hasta el No. 146.

“Tiene buenas posibilidades de llegar hasta el final”, dijo Soderling sobre su compatriota. “Ha ganado Challengers antes, pero cuando juega en su nivel más alto, no solo puede ganar estos eventos, sino grandes partidos en el ATP World Tour”.

Con una mentalidad más ofensiva, Ymer ganó el título en Mouilleron-le-Captif derrotando al alemán Yannick Maden por 7-5, 6-4 en la final. Fue un hito personal para el sueco, marcando su primera victoria profesional en canchas duras. Su éxito anterior en el nivel Challenger había sido en la arcilla italiana en el Internationaux de Vendée.

Tras haber ganado su primer partido ATP World Tour el año pasado en Estocolmo, cree que este nuevo éxito en superficies más rápidas se puede atribuir a la influencia de Soderling. Aunque no es un cambio sísmico en su juego, está pagando dividendos.

“Estoy muy feliz de ganar mi primer torneo profesional en condiciones duras”, agregó Ymer. “Es importante para mí y para mi carrera, que puedo ganar en otra superficie. Tienes que ser más agresivo en pistas duras, pero solo trae mucha confianza. Es importante poder jugar en todas las superficies. Y para terminar el año fuerte, obtienes un buen impulso para la próxima temporada”.

“Es muy difícil ganar Challengers. Debes jugar lo mejor posible para ganarlos y no lo haces todas las semanas. Incluso si eres un jugador de élite, puede que entres a un Challenger y no lo haces bien. Todo tiene que ir bien. No es fácil. Cuando sucede, solo tienes que ser feliz y seguir trabajando duro”.

Ymer

Con una actitud decidida y tenaz, Ymer estaba volando hacia los 100 mejores el año pasado, ascendiendo al No. 118. Pero un estiramiento 20-20 vería al sueco deslizarse en el Emirates ATP Rankings, cayendo cerca del Top 300 antes de la llegada de Soderling. Tal tropiezo pondría a prueba el valor de hasta el más imperturbable de los competidores, pero Ymer admite que nunca perdió la fe en sus habilidades.

“No dejé de creer. Seguí adelante. Siempre me despertaba y entrenaba mucho. Nunca lo vi como una lucha. Robin siempre me dice: ‘Eli, solo tienes los puntos por un año, no importa y si tienes el juego, irá rápido cuando comiences a ganar ‘. Por supuesto, no estás feliz de perder y siempre quieres subir, pero no lo vi de esa manera. Me encanta el tenis y me encanta competir”.

“Siempre me gustó el juego de Robin y él tenía esa buena mentalidad en la cancha. Siempre peleaba. También es un tipo muy inteligente. Realmente disfrutamos de la compañía de los demás”.

Soderling se vio obligado a colgar su raqueta a la edad de 31 años debido a complicaciones de la mononucleosis, cuatro años después de jugar su último partido profesional. Pero el 10 veces campeón del ATP World Tour se ha mantenido involucrado en el juego desde su retiro y ha lanzado su propia marca de equipamiento. Lo que comenzó con las pelotas de tenis ha evolucionado para incluir cuerdas, grips y otros accesorios.

El ex Top 10 busca el equilibrio adecuado entre administrar su negocio y viajar a torneos con Ymer. También dos veces finalista en Roland Garros y campeón en el Rolex Paris Masters 2010, Soderling dice que si bien su carrera fue corta, su pasión nunca ha menguado y su mayor prioridad es mantenerse involucrado. Con Magnus Norman, Stefan Edberg, Jonas Bjorkman, Mikael Tillstrom y Thomas Johansson habiendo disfrutado de ser entrenadores exitosos en el ATP World Tour, él es el último sueco en probar las aguas.

“Han pasado seis años desde la última vez que jugué”, añadió Soderling. “Al principio, fue mucho más difícil, pero ahora es cada vez más fácil. A veces, cuando veo que los jugadores con los que solía jugar todavía juegan, puede ser frustrante, pero tengo suerte de haber tenido algunos buenos años de gira. Es una lástima que no pueda jugar más tiempo, pero viajé por el mundo e hice muchos amigos en todas partes”.