Así Se Convirtió Nadal En El Mayor Campeón De Grand Slam De Todos

Por Dave Seminara

Cuando Rafael Nadal firmó su primera participación en un torneo de Grand Slam en Wimbledon 2003, apenas habían pasado tres semanas de su 17º cumpleaños. Todavía no había adoptado su imagen de pantalones piratas y camisetas sin mangas, e incluso su entrenador y tío, Toni Nadal, tenía un aspecto juvenil. Sin embargo, si cierras los ojos y escuchas secuencias del partido, el estruendo del español golpeando derechas suena exactamente igual que en la actualidad.

Aquel 23 de junio de 2003 había una emoción especial en el ambiente cuando un joven Nadal saltó a la pista ante Mario Ancic, un croata de 19 años. Puede que fuera el adolescente con mayores expectativas desde Bjorn Borg, y los aficionados estaban “colgando de las escaleras”, como describió The Guardian en aquel momento, para echar un vistazo. Nadal se perdió Roland Garros esa temporada debido a una lesión en el codo y tenía apenas tres días de experiencia jugando sobre hierba al llegar a este partido.

Ancic, un prodigio adolescente, había derrotado a Roger Federer en Wimbledon un año atrás. Nadal no se amilanó y superó al croata en cuatro parciales. Algunos tuvieron la intuición para ver a un jugador especial que terminaría asaltando los libros de historia. Muchos otros se limitarían a clasificarle - durante muchos años - como otro jugador español especialista en arcilla.

Nadal ha empleado casi dos décadas demostrando que su juego era mucho más completo. Hoy ha superado a Roger Federer con una colección de 21 Grand Slam individuales a su nombre, colocando un argumento de peso para situarle como el mayor campeón de tenis de todos los tiempos.  

"Tiene más hambre que nadie que yo haya visto." 
Manolo Poyán

¿Cómo consiguió un muchacho de las Islas Baleares convertir en el jugador con más coronas ‘grandes’ en toda la historia del deporte? “Los pilares del éxito de Nadal comienzan y terminan con su familia, así como los valores que le inculcaron”, reconoce Manolo Poyán, comentarista español que ha seguido la carrera de Nadal desde que tenía 17 años, narrando muchos de sus partidos para la cadena Eurosport. “Le enseñaron a ser humilde, mostrar respeto y trabajar duro”, reconoce.

Pero a muchos otros les han enseñado las mismas cosas y no ganaron un torneo local, no digamos 21 Grand Slam. Por supuesto, hay mucho más. “Tiene más hambre que nadie que yo haya visto”, indica Poyán. “Y la gente que dudaba de él le ha hecho más fuerte”.

Después de que Nadal ganara su primer partido en Wimbledon con 17 años, superó otro encuentro antes de caer ante Paradorn Srichaphan en la tercera ronda. Fue un comienzo interesante para su carrera en Grand Slam, teniendo en cuenta las circunstancias, pero no hubo lugar a vacaciones en aquel momento. Nadal se dirigió a Madrid, donde disputó el campeonato nacional de España, cediendo en la final ante Feliciano López, un jugador cinco años más veterano. Este partido fue el primero en el que Poyán pudo ver a un enérgico joven que, con 16 años, ya había sumado triunfos ATP Masters 1000 ante sus compatriotas Albert Costa y Carlos Moyà, dos figuras Top 10 en aquel momento. Poyán se marchó impresionado por el juego de Nadal - las derechas letales, un surrealista efecto liftado digno de Salvador Dalí, el juego de pies, la intensidad… parecía tenerlo todo. “Pensé que era un genio, lo prometo”.

Image

Nadal necesitó cuatro majors más antes de su irrupción en Grand Slam, pero celebró su 19º cumpleaños y su primera participación en Roland Garros de manera especial, superando a Roger Federer camino del título. El mallorquín sorprendió al suizo en las semifinales, rompiendo su servicio en nueve ocasiones, un daño que el helvético nunca antes había padecido.

Su primera victoria en París catapultó su popularidad en todo el mundo. La fuerza que transmitía un adolescente sin aparentes límites, con energía para alcanzar cualquier pelota, era capaz de atraer a cualquier aficionado que siguiera sus partidos. “No solo es el mejor en tierra batida sino que, con su carisma y su garra, se ha convertido en una figura del deporte mundial”, apuntaba el diario El País tras la final de 2005. “Ningún punto debe darse por ganado contra Nadal, porque puede permitirse un desgaste físico impresionante. Va a por todas, no da ninguna pelota por perdida y acaba más entero que su contrincante”,  continuaba el diario de mayor tirada en España, ensalzando a la nueva gran figura nacional.

“Cuando gané, pensé que era lo más grande que conseguiría en toda mi carrera”, recordó años después. “Ahora voy a poder jugar con tranquilidad mental, voy a jugar más relajado durante el resto de mi carrera. Pero estaba completamente equivocado.. Los años pasan y sigues nervioso en todos ellos, siempre quieres jugar bien, deseas tener la opción de seguir ganando y, sinceramente, la paz mental que pensé que me darías ganar Roland Garros fue pasajera”.

Desde luego. Cuando fue eliminado de Wimbledon, semanas después, en la segunda ronda ante Gilles Muller, No. 69 mundial en aquel momento, las voces dudosas volvieron a aparecer.

El enfoque en la crónica de The Guardian apuntaba en este sentido. “Con sus pantalones, la camiseta sin mangas y la bandana, parecía un extra en una película de piratas en el lugar equivocado, así de incómodo se mostró durante todo el partido ante el chico de Luxemburgo. En cierto modo tenía sentido, dado que su escenario es la tierra batida de Roland Garros”.

Muller no podía estar más de acuerdo. “Quizá Nadal nunca vaya a ganar Wimbledon”, aseguró. Con perseverancia, Nadal insistió en que ganar Wimbledon seguía siendo su objetivo. Y mostrando la versión de Nadal que tantos admiran, no puso excusas a la derrota. “Juega muy bien, ¿no?”, reconoció sobre Muller. “Juega mejor que yo. Eso es lo que sucede”.

Estos desaires parecen ridículos en la actualidad, pero en aquel momento formaban parte de la conversación en el mundo del tenis. El joven mallorquín no estaba hecho más que para destacar en arcilla, o eso pensaban algunos. Sin embargo, Nadal rompió esa narrativa en 2006 y 2007, temporadas en las que ganó Roland Garros y cedió las finales de Wimbledon ante Federer. Eran los primeros días de lo que se convertiría en una de las mejores rivalidades del deporte. Pero incluso cuando llevó al gran suizo al quinto set en la derrota de 2007 en Wimbledon, muchos seguían dudando de que algún día llegase a eclipsar a Federer sobre hierba o siquiera en pistas duras, superficies en las que todavía no había levantado ningún Grand Slam.   

"Va a por todas, no da ninguna pelota por perdida y acaba más entero que su contrincante." 
El País

Todo cambió para el español el 7 de julio de 2008 a las 21:16 en Londres. En ese momento, cambió el guión en el anochecer de la Centre Court de Wimbledon, anunciando al mundo que ya no era simplemente un campeón de tierra batida. El español completó un triunfo de cuatro horas y 48 minutos sobre Federer ampliamente considerado como uno de los mejores partidos en la historia del deporte.

“Estoy decepcionado, y estoy destrozado”, dijo Federer, que llegó al encuentro con 65 victorias consecutivas sobre hierba. Cuando le preguntaron que comparase su reciente derrota en Roland Garros con esta, Federer no escondió sus palabras. “Esto es un desastre”, admitió. “París no fue nada en comparación”.

Para Federer, la derrota fue equivalente a ver derruido su castillo. Nadal culminó la conquista escalando hasta el box de jugadores para abrazar a sus padres, a su tío Toni, al Príncipe Felipe y a la Princesa Letizia.

Las referencias al trono no tardaron en aparecer. El diario Marca, el mayor rotativo deportivo en España colocó el triunfo del mallorquín en Londres a la altura de un cambio de guardia. ‘Nadal gana la guerra de sucesión’ fueron las palabras empleadas para definir una conquista heroica sobre la hierba de Londres, hasta entonces un coto privado del suizo Federer.

“Todavía es el mejor”, dijo Nadal sobre Federer. “Todavía es un cinco veces campeón en este torneo. Ahora yo tengo uno, así que es un día muy importante para mí”.

Desde luego, fue un punto de inflexión para él y para el deporte. La siguiente ocasión en que Nadal midió a Federer en una final de Grand Slam fue seis meses después en el Abierto de Australia. Nadal ganó el que hasta ahora sigue siendo su único título en Melbourne. Durante la ceremonia de premios, Federer rompió a llorar y sufrió para dar un discurso de subcampeón.

“Dios… esto me está matando”, indicó, bajando su cabeza y alejándose del micrófono. En lo que sigue siendo uno de los momentos más icónicos de su rivalidad, y del deporte, Nadal fue a consolarle, colocando su brazo izquierdo alrededor de Federer y acercando su cabeza a la de Roger para transmitirle unas pocas palabras de consuelo. Apenas era el sexto Grand Slam para Nadal, pero el momento dejó una sensación de posible cambio de guardia.

Cuando Nadal tomó la palabra, provocó las carcajadas de la grada al disculparse por su victoria.

“Bueno, primero de todo, siento lo de hoy”, indicó.

El dominio de Nadal en superficie dura amplió su leyenda en el circuito, encumbrándolo como un jugador de alcance total. “Se agotan los adjetivos, pero la realidad es inmutable: Rafa Nadal gobierna el tenis mundial con todas las de la ley”, afirmó el diario El Mundo tras el triunfo del mallorquín en Melbourne Park. “Lo sabe la arcilla de medio mundo, la hierba de Wimbledon y, desde hoy, la pista dura de Melbourne”. Fue un capítulo clave en su rivalidad con Federer.

Este icónico dúo se enfrentó en otras tres ocasiones en Grand Slam durante los siguientes ocho años - en la final de Roland Garros en 2011, y en las semifinales de Melbourne en 2012 y 2014. Cada uno de esos partidos fueron ganados por Nadal. El campeón suizo volvió a superar a su rival en un Grand Slam hasta abrirse paso hacia el título en el Abierto de Australia 2017.

Aunque Nadal pasó a dominar la rivalidad ante Federer tras derrotarle en Wimbledon 2008 y nuevamente en Melbourne 2009, los siguientes meses serían auténticos desafíos para el español. Sufrió una derrota impactante ante Robin Soderling en Roland Garros, la primera padecida en parís, y semanas más tarde renunció a competir en Wimbledon por tendinitis en sus rodillas.

La leyenda del tetracampeón Nadal ya era tal en París que la derrota, un compañero natural en el deporte, parecía haber quedado fuera de lo posible. “Los rivales se acercaron a la red y se dieron un saludo respetuoso ante la perplejidad del público, que tenía que frotarse los ojos para creer lo que estaba viendo”, referencia el diario El País tras la primera eliminación del mallorquín sobre la pista Philippe Chatrier.

El refranero español recoge el dicho ‘al mal tiempo, buena cara’ y esa fue la receta que se aplicó Nadal tras su derrota ante Soderling.

“Perder aquí en París no es una tragedia”, reconoció. “Tenía que suceder algún día, y esta es una temporada excelente para mí”.    

Image Image Image

Si 2009 (un Grand Slam, su sexta corona) fue una temporada excelente, 2010 fue estratosférica dado que Nadal conquistó tres majors - Roland Garros, Wimbledon y su primer US Open, llevando su colección hasta las nueve coronas.

El mundo del tenis era el refugio de Nadal, pero Novak Djokovic, el jugador al que superó para levantar su primer US Open, emergería como el rival a batir en 2011. El balcánico firmó un 70-6 esa temporada, ganando tres Grand Slam y batiendo a Nadal en seis ocasiones, incluyendo las finales de Wimbledon y el US Open. Entre 2011 y 2014, el mallorquín mantuvo su autoridad en Roland Garros, ganando cada temporada, pero el US Open 2013 fue el único grande diferente que alzó durante ese período.

El español se vio afectado por lesiones recurrentes entre 2015 y 2016, sin conseguir ganar ningún Grand Slam por las cinco coronas que Djokovic se llevó a casa. Si hubo críticos que le tildaron de especialista en tierra que nunca conseguiría mucho fuera de la superficie, estos años añadieron más voces sobre su figura. Otros indicaron que había dependido durante mucho tiempo de Tío Toni y que necesitaba un cambio. Otros aseguraron que su estilo de juego tan físico había impedido la posibilidad de una carrera larga y el asalto a los libros de historia.

Nadal llevaba escuchando todo eso al menos desde 2006. Y respondió cuando The New York Times le consultó sobre ello en 2009.

“Ya decían esto tres años atrás, que no duraría”, dijo Nadal. “Cuatro años después, soy mejor de lo que nunca fui. Eso me irrita, ¿no? Estoy cansado de escuchar a gente que dice que no puedo seguir jugando así”.

Un editor de Sports Illustrated indicó que incluso los “seguidores más ardientes” de Nadal confiaban en no estar viendo el declive de su carrera cuando cedió ante Dustin Brown en la segunda ronda de Wimbledon 2015. Meses después, cuando perdió ante Fabio Fognini en la tercera ronda del US Open, USA Today definió al español como un “león en invierno” tomando un “largo y triste paseo” hacia la retirada. Después cedió en la primera ronda del Abierto de Australia al inicio de la temporada 2016, llevando a un redactor de The New York Times a opinar: “comparado con sus mejores temporada, Nadal está en declive”.

Las preguntas sobre su trayectoria llegaron a su propio país, deseoso por verle retornar a su mejor nivel. “Ha perdido el aura supraterrenal, la mirada intimidatoria y homicida”, relataba el diario El Mundo, destacando la voluntad del español por evolucionar hacia una versión más agresiva. “Camino de los 30 años, es complicado modificar sustancialmente la manera de proceder que le ha llevado a convertirse en uno de los más grandes de siempre”. Entonces, tuvo que retirarse de Roland Garros con una lesión en su muñeca izquierda, despertando más preguntar sobre su su cuerpo le permitiría seguir aspirando a los récords históricos.   

"Estoy cansado de escuchar a gente que dice que no puedo seguir jugando así." 
Rafael Nadal

Para añadir más madera, Nadal fue derrotado por Lucas Pouille en la cuarta ronda del US Open. En su conferencia de prensa posterior al partido, el español respondió a una pregunta sobre la presión para ganar Grand Slams.

“Tras ganar 14 (grandes) y estar multitud de veces en semifinales, ¿crees que eso es presión?” Preguntó. “Con 30 años y tras la carrera que he tenido, no es una cuestión de presión”.

Con las dudas sobre si su colección de Grand Slam quedaría detenida junto a los 14 de Pete Sampras, Nadal reconoció que necesitaba adaptar su juego para seguir ganando.

“El juego está cambiando un poco”, indicó. “Todos golpean duro a la pelota e intentan conectar golpes ganadores desde cualquier posición. El deporte se está volviendo un poco más alocado en ese sentido”.

En diciembre de 2016, Nadal anunciaba la incorporación de Carlos Moyà a su equipo de trabajo. Junto a uno de sus ídolos de infancia, un gran mentor durante toda su carrera, el mallorquín buscaba un rumbo fresco en su reconversión deportiva. El primer No. 1 mundial del tenis español definió el espíritu de la unión. “[Rafa] es jugador especial pero sobre todo una gran persona y un amigo en el que tengo mucha confianza, deseo que vuelva a conseguir los títulos que todos esperamos”.

Como cualquier gran campeón, Nadal se puso a trabajar de inmediato. El español pulió su servicio y empezó a cerrar más puntos en la red. El resultado fue un balance de 23-2 en los Grand Slam en 2017, con los títulos de Roland Garros y el US Open, su 15º y 16º grande, sin olvidar una derrota a cinco mangas ante un resurgido Roger Federer en la final del Abierto de Australia que bien podría haber caído de su lado.

Cuando ganó Roland Garros por 11ª, 12ª y 13ª ocasión entre 2018-2020, Nadal estableció un récord sin precedentes que pareció intocable. Ahora, su segunda corona en el Abierto de Australia, le ha elevado al trono como el campeón masculino de Grand Slam más laureado del deporte con 21 títulos individuales.

“Rafa tiene una capacidad de regeneración única y eso lo convierte en un deportista singular e incomparable”, reconoce Alejandro Ciriza, cronista de tenis para El País. “Ha conseguido hacer de la adversidad una seña, de ejemplo de resiliencia. Donde la mayoría de los deportistas y de las personas se vendrían abajo, él siempre vuelve más fuerte. Convierte a Rafa en un deportista muy inspirador que trasciende el deporte”.

Sus gestas ocupan ríos de tintas y muchas horas de radio, instantes que han quedado en la memoria colectiva de toda una generación. Su camino hacia los 21 Grand Slam, convirtiéndose en el tenista con más majors de todos los tiempos.

Nadal ha recorrido un largo camino desde su debut en Wimbledon en 2003. Sin embargo, con esplendor a los 35 años, Rafa también parece lejos de haber terminado su obra en los libros de historia. Próxima parada: Roland Garros.

- Con aportaciones adicionales de Álvaro Rama

Image Image Image

Del 1 Al 21

Título No. 1: Roland Garros 2005

Nadal se convierte en el primer jugador desde Mats Wilander en 1982 en ganar el título de Roland Garros en su debut en el torneo. A sus 19 años, superó al No. 1 mundial Roger Federer en cuatro mangas para alcanzar la final, donde superó al argentino Mariano Puerta por 6-7(6), 6-3, 6-1, 7-5.

Título No. 2: Roland Garros 2006

Nadal se convierte en el primer jugador en batir a Federer en una final de Grand Slam por 1-6, 6-1, 6-4, 7-6(4) en Roland Garros. El triunfo del español sobre el suizo supuso su 60ª victoria consecutiva en tierra batida.

Título No. 3: Roland Garros 2007

Tras vencer en semifinales a Novak Djokovic, Nadal firma otro triunfo en cuatro mangas ante Federer por 6-3, 4-6, 6-3, 6-4 para extender su inmaculado balance en Roland Garros hasta el 21-0. A sus 21 años se convierte en el primer hombre desde Bjorn Borg (1978-81) en ganar tres títulos consecutivos sobre la tierra batida de París.

Título No. 4: Roland Garros 2008

Por primera vez en su carrera, Nadal gana un Grand sin entregar un set en Roland Garros en 2008. El No. 2 mundial supera de nuevo a Djokovic para citarse en la final con Federer, donde logra una clara victoria por 6-1, 6-3, 6-0 en una hora y 48 minutos.

Título No. 5: Wimbledon 2008

En uno de los mejores partidos de todos los tiempos, Nadal consigue su primera corona de Wimbledon con una inolvidable victoria por 6-4, 6-4, 6-7(5), 6-7(8), 9-7 ante el cinco veces campeón defensor Federer. El cinco veces campeón de Grand Slam se convierte en el primer tenista desde Borg en 1980 en ganar Roland Garros y Wimbledon en el mismo año, terminando con la plusmarca histórica de Federer con 65 victorias consecutivas sobre césped.

Título No. 6: Abierto de Australia 2009

Tras una titánica semifinal de cinco horas y 10 minutos ante Fernando Verdasco, Nadal logra su tercera victoria de Grand Slam en menos de siete meses ante Federer al imponerse por 7-5, 3-6, 7-6(3), 3-6, 6-2l El No. 1 mundial se convierte en el primer español en ganar un título de Grand Slam en pista dura e iguala las colecciones de Grand Slams de Boris Becker y Stefan Edberg.

Título No. 7: Roland Garros 2010

Tras sufrir su primera derrota en Roland Garros ante Robin Soderling en los octavos de final en 2009, Nadal regresa un año después para conquistar su quinta corona en el Grand Slam de arcilla. El mallorquín supera a Soderling 6-4, 6-2, 6-4 en la final para alzar la Copa de los Mosqueteros sin entregar una manga por segunda ocasión.

Título No. 8: Wimbledon 2010

Tras sobrevivir a partidos consecutivos a cinco mangas en las primeras rondas del torneo, Nadal consigue su segunda copa de Wimbledon venciendo por 6-3, 7-5, 6-4 en la final a Tomas Berdych. El No. 1 mundial, incapaz de defender su título en 2009 por lesión, se unió a ocho veces campeones de majors como Jimmy Connors, Ivan Lendl y Andre Agassi en la lista histórica de conquistas en Grand Slam.

Título No. 9: US Open 2010

Nadal se convierte en el hombre más joven de la Era Abierta - y apenas en el séptimo hombre en la historia - en completar el Grand Slam de Carrera con su título en el US Open 2010. En una final disputada en lunes, el español vence a Djokovic por 6-4, 5-7, 6-4, 6-2 para confirmar su plaza en los libros de historia.

Título No. 10: Roland Garros 2011

Tras derrotas finales ante Novak Djokovic en Madrid y Roma, Nadal supera a Soderling y Andy Murray para alcanzar su séptima final consecutiva en el circuito. Al otro lado de la red se encuentra Federer, que había terminado con la candidatura de Djokovic y su racha de 41 victorias consecutivas desde el inicio de 2011 en las semifinales. Tras tres mangas iniciales muy apretadas, Nadal completa una victoria por 7-5, 7-6(3), 5-7, 6-1 y se une al seis veces campeón Borg al frente de la lista de campeones de Roland Garros.

Título No. 11: Roland Garros 2012

Nadal se convierte en el primer hombre en ganar siete títulos de Roland Garros en 2012, superando a Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6, 7-5 en una final afectada por lluvias y disputada durante dos días en París. La victoria del español le coloca en el listado de campeones históricos de Grand Slam junto a los 11 veces ganadores Rod Laver y Borg.

Título No. 12: Roland Garros 2013

Debido a una lesión de rodilla, Nadal se ve obligado a estar siete meses fuera de competición antes de regresar al circuito en febrero de 2013. Apenas cuatro meses después, levanta su octava corona de Roland Garros. A sus 27 años, supera a Djokovic en una épica semifinal de cuatro horas y 37 minutos y desborda a su compatriota David Ferrer por 6-3, 6-2, 6-3 para igualar a Roy Emerson con 12 copas del Grand Slam.

Título No. 13: US Open 2013

Nadal accede al US Open con un balance de 15-0 sobre superficie dura en 2013. Siete partidos después, levanta su segundo trofeo en Nueva York. El español cede apenas una manga camino de la final, donde se impone a Djokovic por 6-2, 3-6, 6-4, 6-1.

Título No. 14: Roland Garros 2014

Con victorias ante Ferrer y Murray, Nadal asegura su novena presencial final en Roland Garros. Con su puesto como No. 1 del FedEx ATP Rankings en juego, Nadal remonta una manga para batir a Djokovic por 3-6, 7-5, 6-2, 6-4 e iguala la marca de Pete Sampras con 14 títulos del Grand Slam.

Título No. 15: Roland Garros 2017

En 2017, Nadal llega a Roland Garros sin haber ganado títulos de Grand Slam en los últimos tres años. El español culmina el esfuerzo de manera firme, cediendo apenas 35 juegos en todo el torneo para convertirse en el único hombre en ganar un título de Grand Slam en 10 ocasiones. En la final, Nadal supera a Stan Wawrinka por 6-2, 6-3, 6-1 entregando al suizo su primera derrota en cuatro finales de Grand Slam.

Título No. 16: US Open 2017

Camino del US Open, Nadal remonta una manga en tres ocasiones para alcanzar la final. Una vez llegado allí, encuentra su mejor nivel para vencer al finalista primerizo Kevin Anderson por 6-3, 6-3, 6-4 y ganar puntos vitales en su batalla con Federer por el No. 1 mundial al cierre de la temporada en el FedEx ATP Rankings.

Título No. 17: Roland Garros 2018

En las semifinales, Nadal logra una victoria en tres mangas ante Juan Martín del Potro para afrontar su tercer duelo sobre arcilla de la temporada ante el finalista debutante Dominic Thiem. Ambos se habían repartido los dos primeros duelos del año en la superficie, pero Nadal da un paso al frente en París para ganar por 6-4, 6-3, 6-2 y conquistar su 11ª corona de Roland Garros.

Título No. 18: Roland Garros 2019

En condiciones de viento, Nadal mejora hasta el 6-0 ante Federer con una victoria en tres mangas en semifinales para alcanzar su 12ª final de Roland Garros. El mallorquín se convierte en el primer jugador en ganar un mismo torneo del circuito en 12 ocasiones al vencer por 6-3, 5-7, 6-1, 6-1 a Thiem.

Título No. 19: US Open 2019

Nadal es llevado al límite en la final del US Open 2019, donde deja escapar una ventaja de dos mangas ante el finalista debutante Daniil Medvedev. Sin embargo, el español mantiene a raya los nervios en un dramático quinto parcial hasta superar al ruso por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6, 6-4 en cuatro horas y 51 minutos de juego, igualando la colección de John McEnroe con cuatro copas del US Open.

Título No. 20: Roland Garros 2020

Con un Roland Garros disputado cuatro meses más tarde debido a la pandemia de COVID-19, Nadal tuvo que adaptarse a condiciones frías en París para completar uno de los títulos más memorables de su carrera. A sus 34 años, el español atraviesa el cuadro sin ceder una manga e iguala la marca de todos los tiempos de Federer con 20 coronas de Grand Slam, sumando una contundente victoria por 6-0, 6-2, 7-5 en la final ante Djokovic.

Título No. 21: Australian Open 2022

Al ingresar al Abierto de Australia de 2022, Nadal no estaba seguro de cómo su lesión prolongada en el pie izquierdo resistiría los rigores de siete partidos al mejor de cinco sets. En solo su segundo torneo desde mediados de agosto, el español fue empujado a cuatro sets por Karen Khachanov (R3) y Matteo Berrettini (SF), y a cinco sets por Denis Shapovalov (CF) antes de enfrentarse al No. 2 del mundo Daniil Medvedev en la final. La victoria vio a Nadal unirse a Novak Djokovic como el segundo jugador en la Era Abierta en ganar los cuatro majors dos veces. Más importante aún, rompió el empate con Djokovic y Federer en la mayoría de títulos de Grand Slam ganados (21).

Rindiendo Tributo

Roger Federer

"A mi amigo y gran rival Rafael Nadal. Enhorabuena de corazón por convertirte en el primer hombre que gana 21 títulos individuales de Grand Slam. Hace apenas unos meses bromeábamos por estar ambos en muletas. Increíble. Nunca subestimen a un gran campeón. Tu increíble ética de trabajo, dedicación y espíritu de lucha son una inspiración para mí y muchos otros alrededor del mundo. Me enorgullezco de compartir esta era contigo y me siento honrado por haberte hecho perseguir más éxitos, como tú has hecho conmigo durante los últimos 18 años".

Andy Roddick

"Wow. ¡Enhorabuena, Rafael Nadal! ¡Verte ha sido un absoluto placer!

Daniil Medvedev

"Elevaste tu nivel tras dos sets para conseguir el 21er Grand Slam... Eres un campeón increíble".

Angelique Kerber

"21 títulos de Grand Slam... Pura admiración por Rafael Nadal y su histórico logro 👑🏆"

Sania Mirza

"Un absoluto campeón y una mejor persona 🌟 Eres inspirador a varios niveles 🙌🏽 Gracias por enseñarlos que la única manera es luchar, Rafael Nadal"

Novak Djokovic

"Felicitaciones a Rafael Nadal por el Grand Slam No. 21. El impresionante espíritu de lucha prevalece una vez más. Enhorabuena".

Rod Laver

"Dos títulos del Abierto de Australia y 21 grandes. Teniendo en cuenta todo lo que has pasado esta histórica victoria es muy especial, Rafa. Ha sido un privilegio verte hacer lo que amas. Enhorabuena 🚀"

Billie Jean King

"La maratón física y mental de una final de Grand Slam de 5 horas requiere firmeza, agallas, espíritu y determinación. Enhorabuena a Rafael Nadal por su 21er Grand Slam. ¡Vaya remontada!"

Marin Cilic

"¡Vaya final! 🤯 Un aplauso para ambos competidores 👏👏 y enhorabuena a Rafael Nadal por hacer historia de nuevo. 🏆"

Esther Vergeer

"'Enhorabuena por tu 21er Grand Slam, Rafael Nadal! Tremendo héroe y tremendo logro".