© Getty Images

Mats Wilander: “La Pelota Siempre Vuelve”

A la sombra de Borg, fue capaz de abrirse paso en la élite

En el séptimo perfil de la serie de 26 jugadores que han sido No. 1 del FedEx Ranking ATP, ATPTour.com repasa la carrera de Mats Wilander.

Primera semana como No. 1: 12 de septiembre de 1988
Semanas totales como No. 1: 20
No. 1 al final del año: 1988

Como No. 1 del mundo
Mats Wilander acabó con un período de 157 semanas de Ivan Lendl como No. 1 del FedEx Ranking ATP el 12 de septiembre de 1988 después de lograr su séptimo –y último– Grand Slam de su carrera en el US Open. El sueco también ganó el Abierto de Australia y Roland Garros ese año, logrando algo extraordinario. Ganó su siguiente torneo en Palermo, pero a partir de entonces sólo ganó un trofeo más en Itaparica 1990. Se mantuvo en lo más alto durante 20 semanas consecutivas después del US Open ’88, acabando el año como No. 1, antes de volver a ceder la plaza a Lendl. Había ascendido al No. 2 el 28 de abril de 1986. “Me sentí como el mejor jugador del mundo en 1988, pero cuando lo conseguí realmente estuve cuatro meses… supongo que fue horrible el manejo de la presión”, contó Wilander a ATPTour.com.

Mejores momentos en Grand Slam
Cuando la pasión por este deporte de Bjorn Borg empezó a descender, el No. 18 del mundo Wilander apareció en escena en su tercer Grand Slam, con 17 años y nueve meses, se convirtió en el campeón más joven en un torneo de esta categoría al superar a Guillermo Vilas en Roland Garros. El récord de precocidad sería superado por Boris Becker en Wimbledon 1985 y Michael Chang en Roland Garros 1989. Hasta la fecha, Rafael Nadal (2005) es el único jugador que ha ganado Roland Garros en su primera participación. Wilander se convirtió en el segundo jugador, tras Ken Rosewall, en ganar los trofeos de Roland Garros en categoría absoluta y senior en años consecutivos. Ganaría dos veces más en París en 1985 (v. a Lendl) y en 1988 (v. a Leconte), también fue finalista en 1983 (p. con Noah) y 1987 (p. con Lendl). Ganó el Abierto de Australia en tres ocasiones, dos en la hierba de Kooyong en 1983 (v. a Lendl) y 1984 (v. a Curren) y más tarde en 1988 en Melbourne Park, derrotando al favorito local Pat Cash por 8-6 en el set definitivo. En 1988 alcanzó el pico de su nivel y tumbó a Lendl en la final del US Open para arrebatarle el reinado al americano de origen checo en el FedEx Ranking ATP. Fue el primer sueco de la historia en ganar el US Open. En Wimbledon no pudo pasar de cuartos de final en tres ocasiones (1987-1989), aunque sí pudo ganar en dobles en 1986 junto a su compatriota Joakim Nystrom.

Mejores momentos en Nitto ATP Finals
Wilander se clasificó para el Masters [ahora llamado Nitto ATP Finals] por primera vez en 1982, compitiendo en el torneo de final de temporada en el Madison Square Garden de Nueva York durante siete años seguidos. Alcanzó tres semifinales en 1983 y 1984 (perdió en ambas ocasiones con McEnroe), y 1986 (p. con Lendl) antes de llegar a la final en 1987, donde perdió ante Lendl por 6-2, 6-2, 6-3.

Mejores momentos en el circuito
Wilander empezó su carrera como un jugador de fondo, pero desarrolló habilidades de ataque y una sólida volea. A mediados de su carrera en 1987, Wilander ganó mayor incidencia en su servicio y fue más efectivo con el slice de revés. Después de convertirse en No. 1 del mundo en septiembre de 1988, la motivación de Wilander desapareció y el último de sus 33 títulos llegó en Itaparica (Brasil) en 1990. Wilander ayudó a Suecia a ganar tres títulos de la Copa Davis en 1984-85 y 1987 en siete finales. En julio de 1982, el americano McEnroe derrotó a Wilander por 7-9, 2-6, 17-15, 6-3, 8-6 en el partido más largo de la historia de la Copa Davis en seis horas y 32 minutos. En 1989, jugó un partido frente al austriaco Horst Skoff que acabó en seis horas y cuatro minutos. En 1991, cayó hasta el No. 157 antes de regresar al No. 45 del mundo en 1995.

Récord Victorias-Derrotas ATP: 571-222
Récord Títulos-Finales ATP: 33-26

Grandes rivalidades
Wilander, que llegó al No. 2 del FedEx Ranking ATP por primera vez el 28 de abril de 1986, estuvo detrás de Lendl durante 29 meses de espera antes de ascender a la posición más alta de su carrera. Lendl lideró su cara a cara por 15-7, con nueve de esos duelos en los Grand Slam (5-4 para Lendl). A la vez del triunfo de Wilander en el US Open 1988, su quinta duelo en una final fue la más repetida entre dos jugadores. Wilander superó a Lendl por 4-6, 7-5, 3-6, 6-4, 6-2 en su primer enfrentamiento en la cuarta ronda de Roland Garros 1982 y el último se produjo en Delray Beach 1994. Lendl ganó ocho de los últimos nueve partidos. Wilander también protagonizó una bonita rivalidad con su compatriota Stefan Edberg con un récord de 11-9 en 20 enfrentamientos, pero el más joven ganó cuatro de los últimos cinco duelos. Wilander ganó tres de sus cinco encuentros en Grand Slam, pero Edberg ganó la única final entre ambos en el Abierto de Australia 1985 celebrado sobre la hierba de Kooyong.

Legado
En siete temporadas, entre 1982 y 1988, la estrella de Wilander brilló con luz propia, culminando con el ascenso al No. 1. Posteriormente sólo jugó 13 grandes más después de su mejor temporada en 1988, retirándose definitivamente en 1996. Luego ejerció como capitán del equipo sueco de Copa Davis, entrenó a Paul-Henri Mathieu y a la jugadora WTA Tatiana Golovin en 2007, además de establecerse como distinguido comentarista de Eurosport.

Momento memorable
Los hermanos mayores de Wilander emprendieron un viaje en coche desde Vaxjo (Suecia) hasta París para ver la semifinal de Roland Garros 1982 frente a José Luis Clerc. Con punto de partido abajo 5-6, 30/40 en cuarto set, Clerc conectó un tiro que ambos jugadores consideraron ganador, pero tanto el línea como el juez de silla, Jacques Dorfmann, la vieron fuera. Dorfman cantó: “juego, set y partido” y bajó de su silla. Sin embargo, Wilander que tenía 17 años no se movió del lado del Deuce y pidió repetir el punto ya que no quería llegar a su primera final con una bola dudosa. Según las reglas, el partido había terminado, pero el juez de silla aceptó y el punto se repitió. Clerc pegó un revés en la red y Wilander ganó 7-5, 6-2, 1-6 y 7-5. Más tarde, Bud Collins diría: “Fue una decisión equivocada y sin embargo todos se fueron felices”. El gesto deportivo de Wilander le sirvió para ganar el trofeo Pierre de Coubertin World Fair Play.

Jay Berger sobre Wilander en 1988
“La derecha de Agassi no es la mayor arma del tenis hoy en día. Es la cabeza de Mats Wilander”.

Stefan Edberg sobre Wilander
“Mats fue un jugador increíble en muchos sentidos y, obviamente, en el apartado táctico, cómo lee el juego de sus rivales y casi nunca fallaba una bola, así que era duro jugar con él para desbordarlo. Pero en su mejor nivel, especialmente en tierra, era como jugar contra una pared. No había manera de ganarle. Todas las pelotas volvían, si ibas a la red, te pasaba”.

Wilander sobre Wilander
“Realmente no fui el No. 1 del mundo cuando llegué a ser el No. 1 del mundo, por así decirlo. Conseguí ser No. 1 del ranking después de ganar el US Open en 1988. Sentí era el mejor jugador del mundo en 1988, pero una vez que conseguí esa etiqueta de No. 1, sólo estuve cuatro meses en esa posición. No podría responder cómo manejé la presión, supongo que horrible, si es que fue la presión. Creo que se trata más de sentir que eres el mejor jugador del mundo en un momento particular y tuve ese sentimiento por un momento”.

ATP Heritage: Milestones. Records. Legends.

Más Historias como esta