© Getty Images

Lleyton Hewitt consiguió en Sídney en 2001 el primero de sus dos títulos consecutivos de Copa Masters.

Dos Años De Dominio: Hewitt Emerge En Sídney Y Shanghái

El No. 1 del FedEx ATP Rankings estuvo en juego en los dos broches de año del australiano

ATPTour.com celebra esta semana el 50º aniversario de las Nitto ATP Finals. Hoy recordamos los títulos consecutivos de Lleyton Hewitt en Sídney y Shanghái.

En una ciudad todavía vibrante tras albergar con extraordinario éxito los Juegos Olímpicos la temporada anterior, las estrellas volvían a alinearse en Harbour City en el primer año del milenio. En 2001 era el turno de Sídney para organizar el broche del curso con la Copa Masters de Tenis y dos de las principales figuras deportivas de Australia, Lleyton Hewitt y Patrick Rafter, se encontraban entre los ocho clasificados.

En el ambiente había una gran esperanza por tener a un campeón local y Hewitt, por entonces No. 2 mundial, parecía el jugador destinado a ello. A sus 19 años, Lleyton se había despojado de su coleta rubia un año atrás, pero la gorra invertida y su icónica entrega no había desaparecido.

En una entrevista con Tim Henman en ATPTour.com para celebrar el 50º aniversario de las Nitto ATP Finals, Hewitt recordó la inmensa presión al competir en casa con objetivos enormes en juego en 2001. Apenas unos meses antes había batido a Pete Sampras para conseguir su primer título de Grand Slam en Flushing Meadows y ahora el No. 1 mundial estaba sobre la mesa en su propio país.

Darren Cahill, entrenador de Hewitt en aquel momento, mantuvo la compostura en el banquillo durante cada partido, en mitad de un Sydney Superdome abarrotado. Unos dos meses antes, ese estadio con capacidad para 17.000 espectadores albergó las competiciones olímpicas de baloncesto y gimnasia.

Encuadrado con Sebastian Grosjean, Andre Agassi y su compatriota Rafter en la fase de grupos, la ecuación para Hewitt era bastante sencilla: si ganaba el título se aseguraría ascender al No. 1 mundial. Lo mismo sucedía, sin embargo, para dos de sus rivales.

"Por supuesto [que sentía presión extra]", reconoció Hewitt. "Además, la edición de 2001 [de la Copa Masters de Tenis] tres jugadores tenían opciones de acabar la temporada como No. 1. En ese momento yo no había sido No. 1, era el No. 2 tras ganar el US Open, Gustavo Kuerten era el No. 1 y Andre Agassi era el No. 3. Básicamente todos lo teníamos en nuestra mano. Si salíamos y ganábamos la Copa Masters seríamos el No. 1 al cierre del año".

Hewitt se mantuvo invicto con un triunfo en tres mangas sobre Grosjean antes de una convincente victoria ante Agassi. Como consecuencia de esta victoria en sets corridos las piezas del puzzle empezaban a encajar antes de los previos cuando se produjo un giro en la lucha por el No. 1.

"Todo cambió de repente", dijo Hewitt. "Los otros dos aspirantes no clasificaron para las semifinales así que yo tenía que jugar el último partido de la fase de grupos ante mi buen amigo, era como un hermano mayor para mí, Patrick Rafter.

"Para mí era una sensación extraña. Solamente tenía que ganar ese último partido de la fase de grupos para asegurar el No. 1 al final de la temporada. Iba a jugar ante un buen amigo y una semana después formaríamos pareja en la final de Copa Davis. Era un sentimiento difícil de creer pero ha sido una de las experiencias más especiales de mi carrera, sobre todo por ser en mi país, en Australia".

La victoria sobre Rafter le aseguró el trono y su primera semifinal en la Copa Masters, donde su oponente Juan Carlos Ferrero apenas pudo sumar seis juegos. En un reencuentro ante el francés Grosjean, Hewitt ajustó su juego para vencer por 6-3, 6-3, 6-4, firmar su quinta victoria consecutiva y levantar el trofeo.

También Podría Interesarle: El Viaje De Rafa A Las 1.000 Victorias

Fue la guinda del estupendo ascenso del australiano. Apenas 12 meses antes había logrado clasificar a su primera Copa Masters en Lisboa donde, lejos de verse intimidado, peleó hasta el final por superar la fase de grupos.  

Tras alcanzar su primer semifinal de Grand Slam en el US Open 200, un Hewitt de 18 años se tomó revancha de esa derrota ante Sampras en Lisboa pero cedió ante el No. 1 Marat Safin y el español Alex Corretja puso fin a su temporada.

El cazado se había convertido en cazador en 12 meses y en 2002 Hewitt sumó una segunda corona de Grand Slam en Wimbledon. Como primer cabeza de serie esta vez no contaba con la categoría de tapado y cuando la Copa Masters se trasladó a Shanghái en el mes de noviembre el australiano seguía siendo el hombre a batir.

A pesar de perder ante el No. 5 Carlos Moyà, dos trabajadas victorias en tres mangas sobre Albert Costa y Safin fueron suficientes para que el vigente campeón superase la fase de grupos y pisara las semifinales, donde superó en un partido vibrante a Roger Federer por una plaza en la final.

"Para mí ha sido uno de los momentos más satisfactorios porque cada partido que jugué en fase de grupos y la semifinal fueron partidos épicos", dijo Hewitt. "Perdí uno de mis primeros partidos en la fase de grupos y sabía que tenía que ganar cada encuentro para terminar de nuevo como No. 1, pero también para ganar el título. Acabé superando a Federer en semifinales, 7-5 en el tercer set, y el día siguiente debía continuar ante Juan Carlos Ferrero".

Por segunda temporada consecutiva logró contener al español, aunque el trabajo fue bastante más ajustado en esta ocasión. Su triunfo por 7-5, 7-5, 2-6, 2-6, 6-4 le aseguró ser campeón de Copa Masters y No. 1 del FedEx ATP Rankings al cierre del año por segunda temporada consecutiva.

"Conservo muchos recuerdos especiales de esos partidos ante los mejores jugadores de mi era", dijo Hewitt. "Fui muy afortunado por jugar realmente bien en el broche de temporada".

Tras no conseguir clasificarse en 2003, Hewitt disputó la que sería su última Copa Masters en Houston en 2004, donde volvió a pisar la final. Tras sumar victorias ante Moya y Gastón Gaudio en la fase de grupos y ante Andy Roddick en las semifinales, el nuevo No. 1 mundial Federer extendió su triunfo en la fase de grupos con una victoria en mangas corridas para ganar el título y dejar a Hewitt con un balance de 13-5 en el torneo.

En cuatro participaciones logró vencer a antiguos No. 1 y campeones de Grand Slam como Sampras, Agassi, Federer, Safin, Roddick, Moyà, Rafter y Ferrero. Pero fue el triunfo en Shanghái sobre Ferrero el que más destaca.

"Quizá superar a Ferrero en la final de Shanghái [sea el más especial] porque las semifinales ante Roger fueron físicamente agotadoras", recuerda Hewitt. "Jugamos el último partido la noche anterior así que tuve que salir a media tarde el día después y lograr esa victoria".

"Tuve que emplearme a fondo y encontrar fuerzas en el quinto set. Una vez que eres No. 1 el resto va a por ti, así que la mentalidad es completamente diferente si sales como aspirante. Para mí ese fue uno de mis triunfos más satisfactorios".

Nota del Editor: Las Nitto ATP Finals comienzan el domingo 15 de noviembre en Londres.